La lucha de los extremos y el consentimiento de las mayorías

Todos los que nos topamos con la Nueva Medicina de Hamer, comenzamos una especie de subibaja, manía, depresión, constelación, y una serie de procesos biológicos, que terminamos de entender pasado el tiempo. ¿De verdad la cura del cancer, y de todas las enfermedades, existe, fue descubierta, analizada, y la podemos aprender nosotros? ¿De verdad hay tanto sufrimiento evitable a nuestro alrededor? ¿En serio a tan pocos les interesa? ¿Tan hipnotizados estábamos?

Tal como nos explica Hamer, cada uno vive la vida de forma muy personal, pero si lo hacemos de forma activa, dedicándole tiempo y foco a la búsqueda de la verdad, encontraremos ciertas trampas en común. Más “capas de cebolla” transitamos, más vamos comprendiendo, aunque más interrogantes aparezcan luego.

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.”

Eduardo Galeano

Si reemplazamos utopía por verdad, puede ser una buena forma de transitar el camino, pero debemos compensarlo, para no caer en el extremo simplista de creer que la verdad puede ser “cualquier cosa”, como éste nuevo mundo de metaversos nos quiere hacer creer.

Entonces, sin saber si son sólo el 0,001% del total de las capas de cebolla disponibles, a continuación compartimos algunas experiencias.

Principio de autoridad

Para ésto, el terraplanismo fue excelente. Para muchos los que conocimos la Nueva Medicina, lo hicimos a través de la tierra plana. En mi caso, fue un amigo que me compartió un post de Taringa, con algunas contradicciones de la NASA.

Recuerdo pensar por un instante “Mi amigo es un pelotudo”. Por suerte, recordé el respeto que le tengo, y me sumergí muy de lleno a navegar un mar de preguntas e incógnitas hermosas.

¿Asi que son sólo 500 los supuestos astronautas que salieron al espacio exterior? ¿Las explicaciones de porque si se podía visitar la Luna antes, y no ahora, son asi de estúpidas? ¿Asi que los experimentos del supuesto Eratóstenes, dan exactamente igual en el modelo heliocéntrico, y en el modelo geocentrico plano, si el sol fuese local y estuviera mucho mas cerca de lo que creemos?

Y la pregunta fundamental, al menos para los que todavia creíamos en la política. Si en la mentira del espacio exterior, todos los paises están de acuerdo, ¿entonces en el “espacio interior” también? ¿La pulseada entre Rusia, China y Estados Unidos, es parte del Netflix mayor?

A medida que profundizas en el tema, más fácil podía resultarte criticar y reirte de los que, a la hora de justificar porque estaban seguros de que la tierra era un globo, citaban a algún experto.

Lo que es afuera, es adentro

Algunos de los experimentos colectivos que intentaban probar la planicie hace unos años, resultaban fallidos por diversos motivos, y los experimentos propios, con una P1000 no resultaban convincentes ni para un lado, ni para el otro.

Entonces comprendí que en realidad, yo también citaba a expertos para justificar mis puntos de vista, ya que mis propias comprobaciones no resultaban obvias. El principio de autoridad, aplicaba para ambos lados.

Luego apareció la NMG, y al fin un camino hermoso donde era posible comprobar muchas de las afirmaciones, inexplicables y casi mágicas en un principio. Pedir el libro de las tablas de Hamer desde Málaga, aprender con Awaking, con Loulou y verificar, caso tras caso, que la Psique, Cerebro y Órgano, están unidos y de una forma muy especifica.

Las leyes biológicas, principios que se cumplen siempre, ¡al fin algo que permitía ser más especifico que el “estrés y la mala alimentación” de un lado, y “las vidas pasadas y Shambalá” del otro!

Durante ese nuevo proceso, otra capa de cebolla se hace presente.

Consentimiento de las mayorías

Comprobar el inmenso sufrimiento innecesario y evitable que sucede alrededor constantemente, muchas veces nos hace prender la manía o la depresión, lo que no nos permite tratar de tener una visión incompleta, pero al menos coherente entre todas las cosas en las que creemos.

¿Cómo era posible que mucha gente tome cloro para desintoxicarse, mientras cree en la Nueva Medicina? O sino, ¿Es congruente haber leído el fallo del tribunal aleman acerca del virus del sarampión, o haber visto El Virus del Emperador, y luego creer que todo lo que pasó ahora fue creado en un laboratorio de algún país oriental?

Hay algunos que inclusive se tomaron el trabajo por preguntar a más de 100 instituciones de 25 países del mundo, donde esta su evidencia del aislamiento y purificación del virus, evidenciando con sus respuestas que no saben bien que es.

Claro, por pertenecer a un nuevo grupo, por simplificar el camino del “Que Carajos Está Pasando”, nuestro cerebro comienza a creerle a cualquier personaje que esté dando vueltas, si expresa algo que simpatiza con nuestras nuevas creencias.

Hay que tratar de nunca comprar el lote completo por defecto. Hay extremos y el sistema nos ofrece alternativas, mesías y gurúes de todo tipo para que drenemos nuestra energía y no pensemos por nuestra cuenta.

Después de todo, si preferimos ver a Netflix, o a un Youtuber X, en vez de estudiar por nuestra cuenta, tratar de entender los paradigmas, ponernos a prueba, investigar por nuestra cuenta es infinitamente mas divertido, pero también mas costoso mentalmente. ¿Cuánto tiempo necesitamos para por ejemplo, encajar la posición de las obras arquitectónicas más grandes del mundo, con la interpretación de la historia o alternativa?

Lucha de extremos

Entonces comprobamos que Napoleón no andaba en cualquiera, cuando decía:

“Divide y reinarás”

El famoso dedo señalador, en cuya obra original, el autor quiso representar el libre albedrío, dibujando el dedo del hombre semi extendido, donde es posible llegar a Dios si nos esforzamos.

Claro, para el sistema, no hay cosa más útil que andar creyendo que nuestro amigo de la infancia, que cree que la tierra es hueca, chata, gorda, finita, o lo que sea, es el culpable de todos nuestros males.

O en el otro extremo, que aseguremos que los Tártaros era una civilización perdida buena que le regalaba la luz a todos, pero si aparece alguien que nos dice que era una civilización que sacrificaba niños, no tenemos idea de que responder.

El enemigo es el otro

Compensar los extremos no es fácil. Pensemos en el ejemplo de una madre que decide vacunar al hijo de 3 años, sin tener idea si Béchamp es una marca de shampú, o de si Hamer y Martillo Hamer.

Arriba las manos, Pasteur!

¿De verdad podemos creer que ellos son los culpables? ¿O peor aún, que tienen la culpa de la situación actual?

El error puede ser creer que la gente es inherentemente imbécil, mesquina, trepadora. Y por eso, podemos llegar a creer que la ignorancia de los demás, es lo que nos está causando muchos problemas, olvidándonos de lo importante que es el entorno a la hora de desarrollarnos.

Todos queremos sobrevivir y tomar las mejores decisiones para nosotros, y para nuestro entorno. Si un padre vacuna a su hijo, es porque cree que es lo mejor.

Ahi nos damos cuenta que tener compasión requiere mucha mas “electricidad mental”, pero definitivamente es el camino si es que no preferimos dejar de frecuentar ciertos lugares o ciertas personas.

La cosa se vuelve personal

“Todo muy lindo, pero a mi amigo que era un roble, lo mató el bicho”

Mi vecino hace 30 minutos

¿Quién no escuchó esa alguna vez, cuando sugerimos con alguien que tal vez, no era necesario inyectarnos cosas que no sabemos que son?

En algunos casos, las no ganas de ser diplomático me llevaron a responder: “Si tanto te importara esa persona, buscarías la verdad en lugar de confiar en X o en Y”.
Claro, eso muchas veces es una “trompada de realidad” que muchos no quieren recibir, ni dar.

Si realmente nos importa una persona, nos interesa saber de verdad qué cosas le afecta, o le afectó al punto de causarle la muerte. Amor no es Repetir, pero tampoco andar enojados o respondiéndole mal a todo el mundo.

Por supuesto, también podemos admitir que no nos importa, aunque rara vez es el caso. En general, nos sentimos incapaces de ser responsables de nuestra saludad, el problema nos abruma y le dedicamos 100 veces mas tiempo a elegir un celular, una guitarra, a donde me voy de vacaciones, que a investigar y cuestionar que es lo mejor para nosotros y nuestra familia.

Soberanía y libre albedrío

Hacernos cargos no es fácil, pero definitivamente es la forma de evolucionar.

Seamos selectivos con nuestro tiempo y foco. Hay extremos para todos los gustos, Seamos conscientes de las fuentes de información que elegimos. ¿Nos empoderan? ¿Nos ayudan a entender? Al fin y al cabo, nuestras acciones y nuestros pensamientos, dependen de nosotros.

Que éste año que está por comenzar, nos encuentre a todos más unidos, más curiosos, mas humildes, mas compasivos, con más ganas de entender, y entendiendo que en ésto, al fin y al cabo, estamos todos juntos.

6 comentarios

  1. Excelente artículo!
    También llegué a la NmG por la tierra Plana, y fue una pieza fundamental para nuestro camino de autoconocimiento, muchas gracias y seguimos compartiendo, tengamos un año en conciencia!

    • Gracias Silvia! Efectivamente, la supuesta tierra plana es un excelente despertador de interés y curiosidad para empezar a aprender por uno mismo. Aberazo y buen año!

  2. Hermoso artículo. Discernimiento y compasión son dos pilares muy importantes para mí en estos momentos. Y respeto. Y paciencia… muuucha paciencia. Abrazos.

  3. Excelente artículo, muchas gracias por compartir estas ideas y reflexiones a situaciones cotidianas que nos suceden a todos casi todos los días.
    Feliz año y mucha coherencia !!!

Deja un comentario