Miniserie: Antoine Bechamp “un caballero de honor”

En esta miniserie podras encontrar los textos en los cuales figuran los fraudes de Pasteur, los negocios de Koch y sus engaños y el fraude de la vacunacion y la teoria del contagio, asi como tambien enontrar a un verdadero cientifico, descubridor de las microzymas, la fermentacion y el origen de la enfermedad, Antoine Bechamp.

Capitulo 1: Antoine Bechamp, un caballero de Honor

https://odysee.com/@AwakingProject:e/capitulo-1-antoine-bechamp,-un-caballero:d

Capitulo 2: La verdad no necesita representante

https://odysee.com/@AwakingProject:e/capitulo-2-la-verdad-no-necesita:7

Capitulo 3: Los seres eternos e indestructibles descubiertos por Bechamp

https://odysee.com/@AwakingProject:e/capitulo-3-los-seres-eternos-e:d

Capitulo 4: Otro Robo de Pasteur

https://odysee.com/@AwakingProject:e/capitulo-4-otro-robo-de-pasteur-2:8

Capitulo 5: “La antisepsis” Pasteur continua con sus plagios

https://odysee.com/@AwakingProject:e/capitulo-5-la-antisepsis-pasteur:4

Ca;itulo 6: “El fraude de Koch” Las inoculaciones son mas peligrosas de lo que pensabamos

https://odysee.com/@AwakingProject:e/Capitulo-6_-El-fraude-de-Koch-Las-inoculaciones-son-mas-peligrosas-de-lo-que-pensabamos:7

Capitulo 7: Las inoculaciones destruyen la los valores de la sangre

https://odysee.com/@AwakingProject:e/4828199-1642454712312_restream:f?r=ALPQnrqTq62jdy1zPZiHVZHgri2sV9MC

Capitulo 8: Los gérmenes en pinchazos pueden atacar las válvulas del corazón https://odysee.com/@AwakingProject:e/4828199-1642723850334_restream:4

Capitulo 9: Koch VS Pasteur

https://odysee.com/@AwakingProject:e/4828199-1642804419845_restream:8

Capitulo 10: El fraude de la Rabia, otro invento de Pasteur https://odysee.com/@AwakingProject:e/4828199-1642969593614_restream:f

Capitulo 11: El tratamiento de Pasteur, causa la rabia

https://odysee.com/@AwakingProject:e/4828199-1642971952819_restream:6

Capitulo 12: Un nuevo hombre de honor aparece

https://www.youtube.com/watch?v=mh6Gl-eNNgc

Capitulo 13: Develar una mentira contada durante generaciones es considerado una revolucion https://www.youtube.com/watch?v=AyCSItXpHCQ&ab_channel=AwakingProject

Capitulo 14: La verdad no necesita defensores, la mentira si

https://www.youtube.com/watch?v=xKEDsjB1r0g&ab_channel=AwakingProject

Capitulo 15: El origen de todas las patologias https://www.youtube.com/watch?v=w4f0KyIHDHw&t=1328s&ab_channel=AwakingProject

Capitulo 16: El Dr. Ryke Geerd Hamer “el” gran luchador de Honor

Capitulo 17: La medicina y la física en jaque por otro hombre de honor

Capitulo 18: Louis Kervran y las transmutaciones biológicas

Capitulo 19: Marc Frechet otro hombre de honor

Capitulo 20: Marc Frechet y su aporte a la Germánica

Podes iniciar una formacion seria en Medicina Germanica haciendo click AQUI

Otro Capitulo: El Polimorfismo de Günther Enderlein y Gaston Naessens vencerá

TEXTO COMPLETO DE LA SERIE

Antoine Bechamp

French biologist

1816 – 1908

CONTENIDOS

Introduccion

Chapter 1:      La historia previa de la teoría germánica

Chapter 2:      Bechamp, Pasteur y la Fermentación

Chapter 3:      Fermentación del vino

Chapter 4:      Las Microzymas de Bechamp o “Pequeños uerpos”

Chapter 5:       Enfermedades del Gusano de Seda

Chapter 6:      Pasteur también un Plagiador: Antisepsis

Chapter 7:      Son nocivos los productos biológicos?

Chapter 8:      Animal Serología: Anthrax

Introducción

Bechamp fue un francés de los más prominentes y activo investigador y biologista. Enseñó en universidades y escuelas de medicina, y publicitó ampliamente temas sobre biología celular, enfermedad, botánica y temas relacionados. Probablemente hoy sería un nombre familiar si no fuera por las actividades de un Louis Pasteur, a quien la historia ha tratado muy amablemente, teniendo en cuenta su falsa ciencia, su tendencia a robar ideas (principalmente de Bechamp), falsificar datos experimentales, y en general hacer afirmaciones que no tienen ninguna base de hecho.

No me estoy yendo de boca afirmando lo anterior. Todo está muy bien documentado: Bechamp y Pasteur eran miembros de la Academia de Ciencias de Francia, y los documentos que presentaron y su correspondencia, tanto entre ellos como con otras personas, se registraron todos. Incluso sus intercambios verbales sobreviven en los minutos de las reuniones.

Para abreviar una larga historia, y esta lo es, Pasteur básicamente encontró la teoría de las enfermedades y puso su nombre en ella. No era una idea nueva, aunque él afirmó haber “descubierto” los gérmenes de todos modos. El concepto en realidad había sido delineado por otras personas muchos años antes, pero por supuesto, la idea es incorrecta de todos modos, así que no importa quién lo pensó primero. En unos pocos años, la teoría de los gérmenes de la enfermedad se encontrará ahí fuera junto con la teoría de la tierra plana a la que pertenece.

Bechamp escribió varios libros. El último fue          The Third Element of the Blood,

que describe sus molestias con Pasteur, y también los detalles de sus propias teorías.

Otro buen libro es Pasteur Expuesto, escrito por Ethel Hume y publicado por primera vez en 1923, el cual analiza todos los detalles de cómo las ideas de Bechamp fueron torcidas por Pasteur hasta el punto de ser irreconocibles. Nada de esto importaría un cuerno, por supuesto, excepto por el punto menor de que la medicina occidental basada en la química se basa en una base de “pasteurismo” incuestionable.

THE DREAM AND LIE OF LOUIS PASTEUR

by R. B. Pearson

El libro de Pearson, publicado en 1940, bajo el título Pasteur, Plagiador, Impostor, es una excelente introducción a las teorías y prácticas de la “ciencia” de Pasteur, su incapacidad para comprender completamente los conceptos de los que se estaba apropiando, y las consecuencias de las vacunas que él y sus seguidores crearon.

Louis Pasteur construyó su reputación y alteró el curso de la ciencia del siglo xx plagiando y distorsionando el trabajo de Antoine Bechamp.

Pearson expuso hechos concernientes a Pasteur que aún hoy son ignorados, y proporciona un historial histórico detallado de la controversia actual en torno a la vacunación. Lo más extraño es que, incluso durante la vida de Pasteur, había personas que decían que él estaba equivocado, y que sabía que estaba equivocado, pero Pasteur era bueno en la política, y estaba con la clase dominante, por lo que ganó.

El siguiente es el texto completo del libro. Cuanto antes superemos el legado de la falsa ciencia de

Pasteur y volvamos a la realidad, mejor.

1.

HISTORIA ANTERIOR DE LA “TEORIA DEL GERMEN”

si se vuelve a la historia de la profesión médica y las diversas ideas sobre la causa de la enfermedad que tenían los médicos líderes antes de que Pasteur promulgara su notoria “teoría de gérmenes”, se encontrará pruebas convincentes de que Pasteur no descubrió nada, y que deliberadamente se apropió, falsificó y pervirtió el trabajo de otro hombre.

La “teoría de los gérmenes”, así llamada, era muy anterior a Pasteur, tanto que, de hecho, él fue capaz de presentarla como nueva; ¡y se salió con la suya!

F. Harrison, Profesor Principal de Bacteriología en Macdonald College (Facultad de Agricultura, universidad Mcgill), quebec, Canadá, escribió una revisión Histórica de Microbiología, publicada en Microbiología, un libro de texto, en el que dice en parte:

“Geronimo Fracastorio (un italiano poeta y médico, 1483 – 1553) de Verona, publicó una obra (De Contagionibus et Contagiosis Morbis, et eorum Curatione) in Venecia en 1546 el cual contenía la primera declaración de la verdadera naturaleza del contagio, infección, o enfermedades del organismo, y de los modos de transmisión de enfermedades infecciosas. El dividió las enfermedades en las que se infectan por contacto inmediato, a través de agentes intermediarios, y las que se transmiten a través del aire. Organismos que causan enfermedades, llamados seminaria contagionum, se supone que es de la naturaleza de la materia viscosa o pegajosa, similar a los estados coloidales de sustancias descritas por los químicos físicos modernos. Estas partículas, demasiado pequeñas para ser vistas, fueron capaces de reproducirse en los medios apropiados, y se volvieron

patógenas a través de la acción del calor animal. Así, Fracastorio, a mediados del siglo XVI, nos dio un bosquejo de procesos mórbidos en términos de microbiología “.

Para un libro publicado más de trescientos años antes de que Pasteur “descubriera” la teoría de los gérmenes, esta parece ser la más asombrosa anticipación de las ideas de Pasteur, excepto que, al no tener un microscopio, Fracastorio aparentemente no comprendió que estas sustancias podrían ser organismos individuales vivos.

Según Harrison, el primer microscopio compuesto fue hecho por H. Jansen en 1590 en Holanda, pero no fue hasta alrededor de 1683 que se construyó algo con la potencia suficiente para mostrar las bacterias. Él continúa:

“En el año 1683, Antonius van Leenwenhoek, un naturalista holandés y fabricante de lentes, comunicó a la Royal Society inglesa los resultados de las observaciones que había realizado con un microscopio simple de su propia construcción, que aumentaba de 100 a 150 veces. Él encontró en el agua saliva, sarro dental, etc.,

que él denominó animalcula. Él describió lo que vio, y en sus dibujos mostró tanto formas de varilla como formas de espiral, y dijo que ambos tenían motilidad. Con toda probabilidad, las dos especies que vio fueron las ahora reconocidas como bacilo buccalis maximus y spirillum sputigenum.

Las observaciones de Leenwenhoek eran puramente objetivas y en marcado contraste con las opiniones especulativas de M. A. Plenciz, un médico vienés, que en 1762 publicó una teoría de los gérmenes de las enfermedades infecciosas. Plenciz sostuvo que había un organismo especial por el cual se producía cada enfermedad infecciosa, que los microorganismos podían reproducirse fuera del cuerpo y que el aire podía transportarlos de un lugar a otro “.

Aquí está el gran pensamiento de Pasteur en su totalidad -su completa teoría de los gérmenes- y se imprimió más de un siglo antes de que Pasteur lo pensara (?), O lo publicara como propio.

Obsérvese cuán concisamente él anticipa todas las ideas de Pasteur sobre los gérmenes. Aunque parece no haber pruebas de que Plenciz tuviera un microscopio, o conociera las animaculas de Leenwenhoek, ambos son posibles, y probablemente, ya que él era bastante prominente; y él, en lugar de Pasteur, debería tener algún crédito que pueda provenir de tal descubrimiento, si la teoría de los gérmenes tiene algún valor. Esta idea, que, al menos

para la gente de la época, debe haber sido explicada fácil y completamente por acontecimientos tan extraños como el contagio, la infección y las epidemias, habría sido ampliamente debatida en los círculos médicos y científicos de la época y en la literatura disponible a Pasteur.

Que esto era ampliamente conocido está indicado por el hecho de que la famosa enfermera inglesa, Florence Nightingale, publicara un ataque a la idea en 1860, más de 17 años antes de que Pasteur lo adoptara y lo reclamara como propio.

Ella dijo de la ‘infección’:

Las enfermedades no están arregladas en clases individuales, como gatos y perros, sino condiciones creciendo de una a la otra.

¿No es vivir en un error continuo ver las enfermedades como lo hacemos ahora, como entidades separadas, que deben existir, como gatos y perros, en lugar de considerarlas como condiciones, como una condición sucia y una limpia, y lo mismo bajo nuestro control; o más bien como las reacciones de naturaleza bondadosa, contra las condiciones en que nos hemos colocado nosotros mismos?

Fui criado para creer que la viruela, por ejemplo, era una cosa de la que hubo una vez un primer espécimen en el mundo, que continuó propagándose a sí mismo, en una cadena de descendencia perpetua, así como había un primer perro, (o un primer par de perros) y que la viruela no comenzaría por sí misma, así como tampoco comenzaría un nuevo perro sin haber tenido un perro padre.

Desde entonces he visto con mis propios ojos y olido con mi propia nariz la viruela creciendo en primeros especímenes, ya sea en habitaciones cerradas o en salas superpobladas, donde no podría haber sido ‘atrapada’, pero debe haber comenzado.

He visto las enfermedades comenzar, crecer y pasar una en la otra. Ahora, los perros no pasan a los gatos.

He visto, por ejemplo, que con un poco de congestión, la fiebre continúa creciendo; y con un poco más, fiebre tifoidea; y con un poco más, tifus y todo en la misma sala o cabaña.

¿No sería mucho mejor, más verdadero y más práctico si consideráramos la enfermedad desde esta perspectiva (porque las enfermedades, como lo muestra toda la experiencia, son adjetivos, no sustantivos sustantivos):

– La verdadera enfermería ignora la infección, excepto para prevenirla. La limpieza y el aire fresco de las ventanas abiertas, con una atención incesante hacia el paciente, son la única defensa que una verdadera enfermera hace o necesita.

– El manejo sabio y humano del paciente es la mejor protección contra la infección. La mayor parte de la enfermería consiste en preservar la limpieza.

– La doctrina específica de la enfermedad es el gran refugio de mentes débiles, incultas e inestables, como las que ahora gobiernan en la profesión médica. No hay enfermedades específicas; hay condiciones específicas de enfermedad “.

Aquí tenéis a Florence Nightingale, una de las enfermeras más famosas de la historia, después de una larga experiencia con la infección, contagio y epidemias, desafiando la teoría de los gérmenes 17 años antes de que Pasteur la presentara como su propio descubrimiento. (Ver Ch.8, p.61).

Ella lo entendió claramente y mejor su completa falacia antes de 1860 en que lo hiciera

Pasteur, ¡ya sea en 1878 o después!

Y, para ver qué parásito era Pasteur para los hombres que hacían cosas, déjenos hacer una digresión y retroceder unos pocos años, hasta el momento en que el estudio de los gérmenes fue una consecuencia del estudio de la fermentación.

2

BECHAMP, PASTEUR, Y LA FERMENTACION

Alrededor de 1854, el Profesor Pierre Jacques Antoine Bechamp, uno de los más grandes científicos de Francia, entonces Profesor en la escuela de farmacia en la facultad de ciencia de Strasbourg, luego (1857-75) Profesor de Medical Chemistry and Pharmacy en la Universidad de Montpelier, miembro de muchas sociedades científicas, y un Caballero de la Legión de Honor, tomó el estudio de la fermentación.

Él había logrado en 1852 reducir el costo de producción de anilina para convertirlo en un éxito comercial, y su fórmula se convirtió en la base de la industria del tinte alemán. Esto le trajo algo de fama y muchos más problemas para resolver.

Hasta este momento, prevalecía la idea de que el azúcar de caña, cuando se disolvía en agua, se transformaba espontáneamente a una temperatura normal en azúcar invertido, que es una mezcla de glucosa y fructosa a partes iguales, pero un experimento con almidón le hizo dudar la verdad de esta idea.

Por lo tanto, en mayo de 1854, Bechamp llevó a cabo una serie de observaciones sobre este cambio, que pasó a denominarse “experimento Beacon”. En este experimento, disolvió perfectamente azúcar de caña puro en agua en una botella de vidrio que contenía aire, pero con un tapón hermético. Varias otras botellas contenían la misma solución, pero con un químico agregado.

En la solución sin ninguna sustancia química añadida, aparecieron hongos en unos treinta días, y la inversión del azúcar en esta botella, continuó rápidamente, pero los hongos y la inversión no se produjeron en las otras botellas que contenían sustancias químicas añadidas. Midió la inversión frecuentemente con un polariscopio.

Estas observaciones se concluyeron el 3 de febrero de 1855, y su artículo se publicó en

el Informe de la Academia francesa de Ciencias para la sesión del 19 de febrero de 1855.

Esto dejó los hongos sin una explicación, por lo que comenzó una segunda serie de observaciones el 25 de junio de 1856 (en Estrasburgo) para determinar si era posible, su origen, y el 27 de marzo de 1857, comenzó una tercera serie de frascos para estudiar los efectos de la creosota en los cambios. Ambas series se terminaron en Montpelier el 5 de diciembre de 1857.

En la segunda serie derramó un poco de líquido de los frascos 1 y 2 durante la manipulación, por lo que estos dos frascos contenían un poco de aire en contacto con el líquido. En estos dos frascos, pronto aparecieron los hongos, y se produjo una alteración en el medio.

También descubrió que los cambios eran más rápidos en el frasco en el que el hongo crecía más rápidamente.

En los otros nueve frascos no había aire, no se formó hongo, y no se produjo ninguna inversión del azúcar; claramente el aire era necesario para que los hongos y la inversión ocurrieran. Esto demostró más allá de toda duda de que los hongos y la inversión del azúcar no podían ser una acción “espontánea”, sino que se debían a algo transportado en el aire admitido en los dos primeros frascos.

No obstante, Pasteur más tarde llamó a la fermentación “vida sin aire, o vida sin oxígeno”. En este tiempo, él creía generalmente que la fermentación no podía tener lugar excepto en

presencia de albuminoides, que eran de uso general por Pasteur y otros como parte de sus

soluciones. Por lo tanto, sus soluciones podrían haber contenido estas organizaciones

vivientes al comienzo.

Las soluciones de Bechamp contenían solo azúcar de caña pura y agua, y cuando se calentaba con cal fresca apagaba no soltaba amoníaco, una prueba suficiente de que no contenían albúmina. Sin embargo, los hongos, obviamente organismos vivos, y por lo tanto que contienen materia albuminoide, habían aparecido en estas dos soluciones.

Bechamp comprobó a su propia satisfacción que estos hongos eran organismos vivos y que el azúcar de caña era invertido, como él dijo “… solo en proporción al desarrollo de hongos. Estas vegetaciones elementales actúan entonces como fermentos”.

Pasteur, aparentemente ignorando el contacto con el aire, desafió las declaraciones de Bechamp, diciendo:

“… para ser lógico, Bechamp debería decir que ha demostrado que los hongos surgen en agua azucarada pura, sin nitrógeno, fosfatos u otros elementos minerales, porque eso es una enormidad que se puede deducir de su trabajo, en el que no hay la expresión del menor asombro de que los hongos hayan podido crecer en agua pura con azúcar puro sin ningún otro mineral o principio orgánico “.

La réplica de Bechamp a esto fue:

“Un químico bien informado con la ciencia no debe sorprenderse de que los hongos se desarrollen en agua endulzada, contenida en contacto con el aire en frascos de vidrio. Es el asombro de Pasteur lo que sorprende”.

Como Bechamp comenzó sin nitrógeno alguno, excepto el aire que había en los dos primeros frascos, es probablemente la primera vez que cualquier crecimiento o cualquier tipo de organismo estaba provisto para absorber nitrógeno del aire. ¡Al parecer, Pasteur no pudo entender esta idea!

En el prefacio de su último libro, El tercer elemento de la sangre, Bechamp dice que estos hechos le impresionaron de la misma manera que el balanceo de la lámpara de la catedral había impresionado a Galileo. él se dio cuenta que algunos organismos vivos habían sido transportados a estos dos frascos en la pequeña cantidad de aire admitido,

y actuando como fermentos había producido el hongo y la inversión del azúcar. Él comparó la transformación del azúcar de caña en presencia de hongos a la producida en almidón por diastasa, el fermento que convierte el almidón en azúcar.

Envió su informe sobre estos hallazgos a la Academia de Ciencias en diciembre de 1857, y se publicó un extracto en sus informes del 4 de enero de 1858.5 aunque el documento completo no se publicó hasta septiembre de ese año.

Él dice de estos experimentos:

“Por su título, las memorias eran una obra de química pura, que al principio no tenía otro objetivo que determinar si el agua fría pura podía invertir el azúcar de caña y si, además, las sales tenían alguna influencia sobre la inversión. Pero pronto la pregunta, como había previsto, se volvió complicada, se volvió a la vez fisiológica y dependiente de los fenómenos de fermentación y la cuestión

de la generación espontánea. Así, desde el estudio de un simple hecho químico, fui llevado a investigar las causas de la fermentación, la naturaleza y el origen de los fermentos”.

Aunque Schwann había sugerido gérmenes transportados en el aire alrededor de 1837,

él no había podido demostrar sus ideas; aquí Bechamp demostró que existen.

Aun así, Pasteur en sus memorias de 1857 todavía se aferra a la idea de que tanto los hongos como los fermentos “nacen espontáneamente”, aunque todas sus soluciones contenían levadura muerta o caldo de levadura que podría haber portado gérmenes o fermentos desde el principio.

Él sí concluye que el fermento es un ser vivo, pero, afirma que esto “no puede ser demostrado fehacientemente”.

Pero Bechamp lo había demostrado “irrefutablemente” en su artículo, y también había demostrado que el agua sola no causaba alteración, no había alteración espontánea, y que los hongos no se desarrollan, ni se produce la inversión, sin contacto con el aire; por lo tanto, algún organismo aerotransportado debe causar los hongos y la inversión.

Según la señorita Hume, Bechamp fue también el primero en distinguir entre el fermento “organizado” o vivo y el fermento soluble que él obtuvo pulverizando los hongos, y que descubrió que actuaba directamente sobre el azúcar, causando una rápida inversión.

Él nombró a esta sustancia zymase, en un documento Memorias sobre la fermentación por fermentos organizados, que leyó ante la Academia de Ciencias el 4 de abril de 1864.

Es extraño decir que exactamente la misma palabra es utilizada por otros a quienes varias enciclopedias han acreditado con este descubrimiento en 1897, ¡más de 30 años después!

En este documento él también dio su explicación final completa de los fenómenos de la fermentación, como debidos a la nutrición de los organismos vivos; es decir, un proceso de absorción, asimilación y excreción.

En el prefacio de su último trabajo (El tercer elemento de la sangre), Bechamp dice (p.16):

“Resultó que el fermento soluble se alió al insoluble por la relación de producto a productor: el fermento soluble no puede existir sin el fermento organizado, que es necesariamente insoluble.

Además, como el fermento soluble y la materia albuminoide, al ser nitrogenada, solo podían formarse obteniendo el nitrógeno del volumen limitado de aire que quedaba en los frascos, se demostró al mismo tiempo que el nitrógeno libre del aire podía ayudar directamente en la síntesis de la sustancia nitrogenada de las plantas; que hasta ese momento había sido una cuestión controvertida.

Esto evidenció que dado que el material que forma la estructura de los hongos y las levaduras se elaboraba dentro del organismo, también debe ser cierto que los fermentos solubles y los productos de la fermentación también se secretan allí, como en el caso del fermento soluble que invertía el azucar de caña.

Desde aquí me sentí seguro que lo que se llama fermentación es en realidad el fenómeno de la nutrición, la asimilación y la desasimilación, y la excreción de los productos no asimilados “.

Él explicó después:

“En estas soluciones no existía ninguna sustancia albuminoide, sino que estaban hechas con azúcar de caña pura, que se calentaba con cal fresca, no emitía amoníaco. Por lo tanto, parece evidente que los gérmenes transmitidos por el aire encontraron la solución azucarada como un medio favorable para su desarrollo. y debe admitirse que el fermento se produce aquí mediante la generación de hongos.

La materia que se desarrolla en el agua azucarada a veces se presenta en forma de pequeños cuerpos aislados, y a veces en forma de voluminosas membranas incoloras que salen en una masa de los frascos. Estas membranas, calentadas con potasa cáustica, emiten amoniaco en abundancia “.

Esto demostró que los albuminoides estaban presentes, por lo tanto, los pequeños cuerpos eran materia viva. ¡También demuestra que el profesor Bechamp entendió la formación y el crecimiento de hongos y fermentos en 1857, años antes de que Pasteur comprendiera estos procesos fisiológicos!

En 1859, más de un año después de que se imprimiera el documento de Bechamp que cubría sus experimentos de 1857, Pasteur comenzó otro experimento más acorde con las ideas de Bechamp, de hecho aparentemente inspirado en ellos.

Él omitió todas las levaduras, pero usó amoníaco, que contiene nitrógeno en sus soluciones, y luego le atribuyó el origen de la levadura láctica al aire atmosférico. Se sorprendió de que la materia animal y vegetal apareciera y creciera en ese ambiente. Él dijo:

“En cuanto al origen de la levadura láctica en estos experimentos, se debe únicamente al aire atmosférico, aquí recaemos sobre hechos de generación espontánea”.

Después de afirmar que excluyendo el aire atmosférico o hirviendo la solución, evitará la formación de organismos o fermentaciones, él dice:

“En este punto, la cuestión de la generación espontánea ha progresado”.

En una memoria posterior aún claramente inspirada en el Experimento Beacon de Bechamp, Pasteur de nuevo se refiere constantemente a la producción espontánea de levaduras y fermentación.

No hay duda de que todavía creía en la generación espontánea de gérmenes y fermentos en este momento, y su razonamiento parece algo infantil en comparación con el trabajo de Bechamp.

Sin embargo, en 1860, él comenzó otro experimento en el que preparó 73 frascos de líquido sin fermentar para exponer en varios puntos en un viaje muy publicitado con anticipación. Abrió y selló varios frascos en diferentes lugares, los últimos veinte en el Mer de Glace sobre Chamonix.

Él prácticamente repitió los experimentos de Bechamp aquí, pero por supuesto tuvo que usar un método diferente y más espectacular para llamar la atención.

A partir de entonces, él se alejó de la generación espontánea y comenzó a explicar las mismas ocurrencias (fermentación) como siendo causadas por gérmenes en el aire.

Paul de Kruif en Microbe Hunters (un grandioso intento de exaltar a algunos de los experimentadores originales en suerología) pasa por alto la voluntad de Pasteur de robar el crédito a las ideas de otros, y después describir su uso, sin crédito, de la sugerencia de Ballard de botella cuello de cisne para admitir aire sin polvo y libre de gérmenes en un frasco, dice de este experimento de “Altos Alpes”:

“Entonces Pasteur inventó un experimento que era, por lo que uno puede ver a partir de una búsqueda cuidadosa a través de los registros, realmente el suyo. Fue un gran experimento, un experimento semipúblico, un experimento que significó correr por Francia en trenes, fue una prueba en la que tuvo que deslizarse en los glaciares “. (p.83)

Sin embargo, De Kruif dudó completamente de que esto fuera de Pasteur, ¡y bien podría ser! Sin embargo, poco podría él comprender de los temerarios reclamos de Pasteur eran, ya sea suyos o, de hecho, incluso ciertos en algún particular.

En una discusión sobre generación espontánea en la Sorbona durante una reunión de noviembre 22 de 1861, Pasteur tuvo el descaro de reclamar, en presencia del profesor Bechamp, todo el mérito por la prueba de que los organismos vivos aparecían en un medio desprovisto de materia albuminoide. Bechamp le pidió que admitiera que conocía el

trabajo de Bechamp en 1857, pero no lo acusó de plagio, y Pasteur evadió la pregunta, simplemente admitió que el trabajo de Bechamp era “rígidamente exacto”. Esto no fue un accidente, sino un fraude premeditado deliberado; sin embargo, Bechamp era demasiado caballero para presentar cargos desagradables.

Que tomara varios años más hasta que la idea de la generación espontánea quedara totalmente fuera de la mente de Pasteur está indicado en el artículo sobre Pasteur en la 14ª edición de la Enciclopedia Británica, la cual dice:

“El reconocimiento del hecho de que tanto la fermentación láctica como la alcohólica se aceleraron por la exposición al aire naturalmente llevó a Pasteur a preguntarse si sus organismos invisibles estaban siempre presentes en la atmósfera o si se generaron espontáneamente. Por una serie de intrincados experimentos, incluida la filtración de aire y la famosa exposición de líquidos

no fermentados al aire puro de los Altos Alpes, él pudo declarar con certeza en

1864 que los organismos diminutos que causaban la fermentación no se

generaban espontáneamente, sino que procedían de organismos similares con

los que comúnmente el aire estaba impregnado “.

Aquí está otra vez, no fue hasta 1864 que abandonó su idea de la generación espontánea, y las cosas de los altos Alpes fueron solo teatro, bien publicitadas de antemano, para permitirle apropiarse del descubrimiento de Bechamp y, también, tener algunas “cosas nuevas” para atraer la atención hacia sí mismo. Por supuesto, no podía seguir exactamente los mismos métodos; alguien podría traer las memorias de Bechamp, de ahí los “Altos Alpes” y “deslizarse en los glaciares”.

Sus experimentos realizados en 1859 también indicaron conocimiento del trabajo de Bechamp sin albuminoides, y su evasión de la pregunta de Bechamp en la reunión de la Sorbona en 1861 respalda tal creencia, mientras que sus ataques contra Bechamp indicarían que reconocía a un rival y estaba celoso…

Tenga en cuenta que esta aceptación final de las ideas que Bechamp había presentado seis años antes no llegó hasta después de que Bechamp publicara su artículo completo, con una explicación completa y completamente probada de los procesos de fermentación.

Sin embargo, Pasteur, al completar su experimento de los “Altos Alpes” en 1860, aceptó, o comenzó a aceptar, la idea de que los gérmenes del aire causaban la fermentación; y pronto se adelantó a la conclusión de que estos gérmenes también causaban enfermedades, como Plenciz había sugerido unos cien años antes.

De esta idea, no tenía más pruebas que Plenciz, excepto que ahora se sabía que había gérmenes en existencia, lo que Plenciz, aparentemente, no probó.

Aunque Bechamp había dejado en claro la naturaleza fisiológica de la fermentación en su artículo sobre sus experimentos de 1857 (publicado en 1858), y había dado completados detalles en su documento de 1864, Pasteur aparentemente no había captado completamente su verdadera naturaleza aún en 1872, cuando publicó un documento en el que afirmó:

“Lo que separa el fenómeno químico de la fermentación de una multitud de otros actos y especialmente de los actos de la vida ordinaria es el hecho de la descomposición de un peso de materia fermentativa muy superior al peso del fermento”.

¿Podría alguien hacer una declaración tal que realmente entendiera la verdadera naturaleza de la acción fermentativa? ¡Al parecer, Pasteur no!

En colaboración con A. Estor, Bechamp respondió esto con un esfuerzo para hacer que la naturaleza de la fermentación quede clara,

en un artículo impreso en la página 1523 del mismo volumen, en el que dijo:

“Supongamos que un hombre adulto ha vivido un siglo y pesa en promedio 60 kilogramos. Ha consumido en ese tiempo, además de otros alimentos, el equivalente a 20,000 kilogramos de carne y ha producido aproximadamente

800 kilogramos de urea. De hecho, no hay ninguna sugerencia de que esta masa de carne y urea pueda en algún momento de su vida formar parte de su ser.

Así como un hombre consume toda esa comida solo repitiendo el mismo acto muchas veces, la célula de levadura consume la gran masa de azúcar solo por

su constante asimilación y desasimilación, poco a poco. Ahora, eso que solo un hombre consumirá en un siglo, un número suficiente de hombres absorbería en un día.

Es lo mismo con la levadura; el azúcar que solo un pequeño número de células consumiría en un año, un número mayor destruiría en un día. En ambos casos, cuanto más numerosos sean los individuos, más rápido será el consumo “.

¿No es eso lo suficientemente claro de comprender, incluso para un hombre cuyo diploma fue calificado como “mediocre en Química” (Pasteur)? Parece que un niño debería ser capaz de entenderlo.

Sin embargo, Pasteur repitió su declaración cuatro años después en Etudes sur la Bier (1876), por lo que la explicación clara de Bechamp aparentemente no tuvo ningún efecto, al menos en él.

¡Aquí hay pruebas de que de ocho a catorce años después de que Bechamp revelara por completo la naturaleza fisiológica de la fermentación y describiera minuciosamente su acción, Pasteur aún no había captado los hechos sobre el proceso!

En su artículo sobre la fermentación, la Enciclopedia Británica dice: “La fermentación, según Pasteur, es causada por el crecimiento y la

multiplicación de organismos unicelulares fuera del contacto con el oxígeno

libre, bajo cuyas circunstancias adquieren el poder de tomar oxígeno de

compuestos químicos en el medio en el que están creciendo. En otras

palabras, “la fermentación es la vida sin aire, o la vida sin oxígeno”. Esta

teoría de la fermentación fue materialmente modificada en 1892 y 1894 por

AJ Brown, quien describió experimentos que estaban en desacuerdo con el

dictamen de Pasteur “.

Lo mismo hizo Bechamp más de 35 años antes, en 1855 y 1858, y Pasteur se apropió y pervirtió de sus ideas.

Pasteur también saltó a la conclusión de que cada tipo de fermentación tenía un germen específico, mientras que Bechamp demostró que cada microorganismo puede variar su efecto fermentativo en conformidad con el medio en el que se encuentra. También demostró que estos microorganismos, bajo diversas condiciones, incluso podrían cambiar su forma, como recientemente demostraron F. Loehnis y N. R. Smith, del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y otros.

Pasteur, sin embargo, procedió a clasificar sus gérmenes y etiquetar cada uno con una definida e inalterable función donde él estaba equivocado de nuevo, como veremos más adelante.

3

FERMENTACION DEL VINO

Otro paso que fue junto con el trabajo sobre la fermentación en general fue el descubrimiento de las causas de las enfermedades en las uvas francesas.

Bechamp, al enterarse de la conmoción por este problema en los viñedos, calladamente estudió el tema en 1862, un año antes de que Pasteur centrara su atención en el tema.

Bechamp expuso al contacto con el aire:

1. mosto de uva como se encuentra en las vides,

2. mosto de uva filtrado, y

3. mosto de uva decolorado con carbón vegetal.

Todos fermentaron, pero no igualmente, y los hongos o fermentos desarrollados no fueron idénticos en estos tres experimentos, lo que por supuesto lo llevó a buscar una razón para esto.

En experimentos posteriores, con la rígida exclusión de todo el aire (la totalidad de uvas sanas, con tallos adheridos, se introdujo directamente de la vid en agua hervida endulzada, se enfrió con gas ácido carbónico burbujeando a través de ella), la fermentación tuvo lugar y se completó en este medio, lo que demuestra que el aire no era necesario. Por lo tanto, el fermento debe haber sido transportado en las uvas, y no fue transportado por el aire.

El profesor Bechamp concluyó que el organismo que hace fermentar el mosto debe ser transportado sobre la uva, sus hojas o las vides, y que también podría ser un organismo nocivo para las plantas.

Publicó un volumen sobre la fermentación vínica en 1863, titulado Lecciones sobre la Fermentación Vinosa y la elaboración del Vino, en el que dio una discusión inteligente sobre el tema.

También presentó dos trabajos sobre la elaboración de vinos a la Academia, titulados Sobre los ácidos del vino y sobre la utilidad y los inconvenientes de los prolongados almacenajes en cubas en la elaboración del vino, sobre la fermentación alcohólica en esta fabricación.

En octubre de 1864 presentó un comunicado a la Academia de Ciencias sobre El origen de la fermentación vinífera, un relato exhaustivo de los experimentos antes descritos.

Este documento fue un estudio completo del tema, en el que demostró que la fermentación vínica se debía a organismos que se encuentran en las pieles de las uvas y que también se encuentran a menudo en las hojas y otras partes de la vid. Por lo tanto, a veces, las vides enfermas pueden afectar la calidad de la fermentación y el vino resultante.

Por lo tanto, para octubre de 1864, Bechamp tenía varios documentos autoritarios impresos, pero ¿dónde estaba su rival súper erudito?

En 1862, Pasteur fue admitido en la Academia Francesa gracias a la influencia de Biot y la Sección Mineralógica, que basó su nominación y soporte en el trabajo pasado de Pasteur sobre cristalografía; sin embargo, muchos ataques se hicieron sobre su tratamiento de ese tema, ¡y él tomó el consejo de amigos para abandonar esta línea de trabajo!

En marzo de 1863, él se reunió con el Emperador y pronto fue enviado a los viñedos para estudiar la enfermedad de la uva, con el prestigio de contar con el respaldo del Emperador.

Él publicó varios artículos sobre las vides y sus problemas en la última parte de 1863 y en

1864, pero al parecer aún seguía con su teoría de la generación espontánea que Bechamp

había refutado tan completamente en 1858, y no adivinó correctamente la causa del

problema con las vides.

En 1865 ofreció cinco documentos, y otros llegaron más tarde, pero parece que no encontró la respuesta correcta al problema hasta 1872, cuando hizo el gran descubrimiento de que Bechamp estaba en lo cierto otra vez. En este año, Pasteur presentó una memoria titulada Nuevos experimentos para demostrar que el germen de levadura que produce vino proviene del exterior de las uvas.

Dado que Bechamp había hecho la misma declaración en su documento de 1864 y no había sido refutada en los ocho años transcurridos, ¡era una apuesta bastante segura para Pasteur!

4

LAS MICROZIMAS O ‘PEQUEÑOS CUERPOS’ DE BECHAMP

Como se muestra en el segundo capítulo, Bechamp fue el primero en probar que los hongos que acompañan a la fermentación eran, o contenían, organismos vivos, y no podían ser generados espontáneamente, sino que debían ser una consecuencia de algún organismo vivo transportado en el aire.

Esto estaba en sus memorias de 1858, seis años antes de que Pasteur llegara a las mismas conclusiones.

Siendo el primero en comprender que estos hongos o fermentos eran organismos vivos, él también fue el primero en intentar determinar su verdadera naturaleza sus funciones, y sus orígenes.

Al poner algunos bajo el microscopio, notó una diversidad en la apariencia de los hongos y pronto estuvo involucrado en un estudio de la vida celular.

En sus experimentos anteriores, Bechamp había usado varias sales, incluido el carbonato de potasio, en presencia del cual no se producía la inversión del azúcar de caña. Pero cuando repitió este experimento usando carbonato de calcio (tiza común) en lugar del carbonato de potasio, descubrió que la inversión del azúcar de caña sí se producía, incluso cuando se agregaba creosota. Esta observación fue tan inesperada que la omitió de sus memorias anteriores con el fin de verificarla antes de la publicación del hecho.

En experimentos cuidadosamente controlados, descubrió que cuando se agregaba carbonato cálcico químicamente puro, CaCO3 a sus soluciones de azúcar, no se producía ninguna inversión, pero cuando se usaba tiza ordinaria, incluso la astillada de la roca nativa sin acceso de aire, la inversión siempre ocurría.

Al calentar la tiza común a 300 grados, descubrió que había perdido su poder de fermentación, y al examinar más de la tiza común sin calentar bajo el microscopio, descubrió que contenía algunos “pequeños cuerpos” similares a los encontrados en observaciones anteriores, y que él descubrió que no existía en el CaCO3 químicamente puro, ni en la tiza que se había calentado.

Estos “cuerpecitos” tenían el poder de movimiento y eran más pequeños que cualquiera de los microfitos vistos en fermentaciones u hongos, pero eran fermentos más poderosos que los que había encontrado anteriormente.

Su poder de movimiento y producción de fermentación le llevó a considerarlos como organismos vivos.

Él aconsejó a Dumas de su descubrimiento de organismos vivos en la tiza en diciembre de 1864, y más tarde, en septiembre 26 de 1865, escribió una carta que Dumas publicó. Él afirmó:

“La tiza y la leche contienen seres vivos ya desarrollados, lo cual se demuestra por el hecho de que la creosota, empleada en una dosis no coagulante, no

evita que la leche finalmente se torne, ni la tiza, sin ayuda externa, de convertirse el azúcar y el almidón en alcohol y luego en ácido acético, ácido tartárico y ácido butírico “

Lo cual, de hecho, era una amplia prueba de que había un fermento, un organismo vivo, presente tanto en la leche como en la tiza.

Él dijo de estos:

“El naturalista no podrá distinguirlos por una descripción, pero el químico y

también el fisiólogo los caracterizará por su función.

El profesor Bechamp descubrió que la tiza parecía estar formada principalmente por los restos minerales o fósiles de un “mundo microscópico” y contenía organismos de tamaño infinitesimal, que él creía seres vivos.

También creía que podían ser de una antigüedad inmensa, ya que había rastreado el bloque de piedra caliza que había utilizado hasta el Período Terciario en geología; sin embargo, descubrió que la piedra cortada del reborde sólido, con todo el aire excluido, tenía poderes fermentativos “maravillosos”, que atribuía a los mismos “cuerpecitos” que había encontrado que causaban fermentación en sus experimentos anteriores. Él concluyó que deben haber vivido incrustados en el borde de la piedra durante muchos miles de años.

En 1866 envió a la Academia de Ciencias una memoria titulada Sobre el papel de la tiza en fermentaciones butíricas y lácticas, y el organismo viviente contenido en ella.

En este documento, él nombró sus “pequeños cuerpos” microzymas, palabra griega que significa pequeño fermento.

También estudió las relaciones de sus microzimas de la tiza con las granulaciones moleculares de células animales y vegetales, con muchos más exámenes geológicos, y escribió un artículo titulado On Geological Microzymas of Varios Orígenes, que fue resumido en Comptes Rendus de la sesión del 25 de abril, 1870

Demostró que la granulación molecular encontrada en la levadura y otras células animales y vegetales tenía individualidad y vida y también tenía el poder de causar la fermentación, por lo que también las llamó microzimas.

Llamó a sus microzimas geológicas “morfológicamente idénticas” con las microzimas de los seres vivos.

En innumerables experimentos de laboratorio, asistidos ahora por el profesor A. Estor, otro científico muy capaz, encontró microzimas en todas partes, en toda materia orgánica, tanto

en tejidos sanos como en enfermos, donde también los encontró asociados con diversos tipos de bacterias.

Después de un estudio minucioso, decidieron que las microzimas en lugar de la célula eran las unidades elementales de la vida, y de hecho eran los constructores de los tejidos celulares. También concluyeron que las bacterias son una extensión o una forma evolutiva de microzimas que se producen cuando una cantidad de tejidos enfermos debe dividirse en sus elementos constituyentes.

En otras palabras, todos los organismos vivos, él creía, desde la ameba unicelular hasta la humanidad, eran asociaciones de estas diminutas entidades vivientes, y su presencia era necesaria para que la vida celular creciera y para que las células fueran reparadas.

Las bacterias, ellos demostraron, pueden desarrollarse a partir de la microzyma pasando por ciertas etapas intermedias, que describieron, y que otros investigadores han considerado como especies diferentes.

Los gérmenes del aire, ellos concluyeron, eran simplemente microzimas, o bacterias liberadas cuando se rompió su antiguo hábitat, y llegaron a la conclusión de que los “cuerpecitos” en la piedra caliza y la tiza eran los sobrevivientes de los seres vivos de épocas pasadas.

Esto los trajo a principios de 1868, y para probar estas ideas obtuvieron el cuerpo de un gatito 25 que enterraron en carbonato de cal pura, especialmente preparado y creosotado para excluir cualquier germen del aire o del exterior.

Lo colocaron en una jarra de vidrio y cuya boca destapada cubrieron con varias hojas de papel, colocadas de manera que permitieran la renovación del aire sin permitir la entrada de polvo u organismos. Esto se dejó en un estante en el laboratorio de Bechamp hasta el final de 1874.

Cuando se abrió, se encontró que el cuerpo del gatito había sido completamente consumido, excepto por algunos pequeños fragmentos de hueso y materia seca. No había olor, y el carbonato de calcio no estaba descolorido.

Bajo el microscopio, no se veían microzimas en la parte superior del carbonato de calcio, pero “miles de enjambres” en la parte que había estado debajo del cuerpo del gatito.

Como Bechamp pensó que podría haber gérmenes en el aire en el pelo, los pulmones o los intestinos del gatito, repitió este experimento, usando todo el cuerpo de un gatito en un caso, solo el hígado en otro, y el corazón, los pulmones y los riñones en una tercera prueba. Estas vísceras se sumergieron en ácido carbólico en el momento en que se separaron del animal sacrificado. Este experimento comenzó en junio de 1875 y continuó hasta agosto de 1882, durante siete años.

Le satisfizo por completo su idea de que las microzimas eran los restos vivos de la vida vegetal y animal de los cuales, en un pasado reciente o lejano, ellos habían sido los elementos celulares constructivos, y que en realidad eran los elementos anatómicos primarios de todos los seres vivos, era correcto.

Él probó que al morir un órgano sus células desaparecen, ¡pero las microzimas permanecen imperecederas!

Dado que los geólogos estimaron que las rocas o salientes de tiza de los que él tomó sus “microzimas geológicas” tenían 11 millones de años, era una prueba positiva de que estas microzimas podrían vivir en un estado latente durante períodos de tiempo prácticamente ilimitados.

Cuando volvió a encontrar bacterias en los restos del segundo experimento, como lo hizo en el primero, concluyó que había demostrado, debido a la precaución para excluir organismos transportados por el aire, que las bacterias pueden y se desarrollan a partir de microzimas, y de hecho una forma de microzimas de limpieza/barrido, desarrollada cuando la muerte, la descomposición o la enfermedad causan una cantidad extraordinaria de vida celular ya sea para reparar o para deshacer.

Él escribió en 1869:

En la fiebre tifoidea, gangrena y ántrax, se ha encontrado la existencia de bacterias en los tejidos y la sangre, y uno estaba muy dispuesto a darlo por sentado como casos de parasitismo ordinario. Esto es evidente, después de lo

que hemos dicho, que en vez de mantener que la afección ha tenido como su origen y causa la introducción en el organismo de gérmenes extraños con su acción consecuente, uno debe afirmar que solo se tiene que lidiar con una alteración de la función de las microzimas, una alteración indicada por el cambio que ha tenido lugar en su forma “.

Esta visión coincide bien con la visión moderna de todos los gérmenes que se encuentran en la naturaleza, excepto aquellos en el cuerpo, que todavía se consideran como causantes de las condiciones en que se encuentran, en lugar de ser el resultado de estas condiciones, que es su verdadera relación con ellos.

La Enciclopedia Británica dice en la entrada sobre bacteriología:

“La idea común de las bacterias en la mente de la mayoría de las personas es la de una oculta y siniestra lacra que acecha a la humanidad. Esta concepción popular nace del hecho de que la atención se centró primero en las bacterias a través del descubrimiento, hace unos 70 años, de la relación de las bacterias

con la enfermedad en el hombre, y que en su infancia el estudio de bacteriología era una rama de la ciencia médica. Relativamente pocas personas asignan a las bacterias la importante posición que ocupan correctamenteen en

el mundo de los seres vivos, ya que solo algunas de las bacterias conocidas hoy en día se han desarrollado de tal forma que pueden vivir en el cuerpo humano,

y por cada una de este tipo, hay decenas de otras que son perfectamente inofensivas y lejos de ser consideradas como enemigos de la humanidad , debe ser numerada entre sus mejores amigos.

De hecho, no es exagerado decir que sobre las actividades de las bacterias depende la existencia misma del hombre; de hecho, sin bacterias no podría haber ningún otro ser vivo en el mundo; porque cada animal y planta debe su existencia a la fertilidad del suelo y esto a su vez depende de la actividad de los microorganismos que habitan el suelo en números casi inconcebibles. Es uno de los principales objetos de este artículo mostrar cuán verdadera es esta

afirmación; se encontrará en ella solo una referencia pasajera a los organismos que producen enfermedades en el hombre y los animales; para información sobre estos ver Patología e Inmunidad “.

El escrito anterior comprende completamente gérmenes o bacterias con una sola excepción; las bacterias que se encuentran en el hombre y los animales no causan enfermedades. Tienen la misma función que las encontradas en el suelo, en las aguas residuales o en cualquier

otro lugar de la naturaleza; están allí para reconstruir los tejidos muertos o enfermos, o rehacer los desechos corporales, y es bien sabido que ellas no pueden o no podrán atacar los tejidos sanos. Son tan importantes y necesarias para la vida humana como las que se encuentran en otras partes de la naturaleza, y en realidad son igual de inofensivas si vivimos correctamente, como lo demostró claramente Bechamp.

5

ENFERMEDAD DE GUSANO DE SEDA: ¡OTRO ROBO!

Entre 1855 y 1865 una epidemia generalizada entre gusanos de seda llamada pebrina alarmó al sur de Francia, tanto que finalmente, en 1865, atrajo la atención nacional.

El profesor Bechamp, a principios de 1865, se ocupó por completo del estudio de esta epidemia y, sin la ayuda de otros, descubrió rápidamente que se debía a un pequeño parásito.

Su larga experiencia con pequeños microorganismos, y la forma en que la creosota había inhibido su crecimiento en su Experimento Beacon de 1854 y 1855, sugirió de inmediato la salida.

Por tanto, él pudo establecer ante la Sociedad Agrícola de Herault ese mismo año que la pebrina era una enfermedad parasitaria y que el fino vapor de la creosota evitaría el ataque del parásito.

Sin embargo, mientras tanto, el Gobierno se interesó por el tema y en junio de 1865 envió a

Pasteur a investigar la enfermedad.

Pasteur, con el prestigio de ser un representante oficial del gobierno, pudo centrar toda la atención en su propio trabajo, en depreciación del trabajo de otros, aunque él admitió que nunca había tocado un gusano de seda antes de comenzar su misión.

Sin embargo, el hecho de que se estuviera haciendo algo ‘oficial’ hizo que las sociedades agrícolas aguardaran su veredicto, en lugar de adoptar de inmediato las ideas del profesor Bechamp.

La primera declaración de Pasteur sobre su nuevo tema se hizo en septiembre de

1865, cuando publicó una descripción muy errónea, alegando:

“Los corpúsculos no son ni animales ni vegetales, sino cuerpos más o menos análogos a células cancerosas o esas de tuberculosis pulmonar. Desde el punto de vista de una clasificación metódica, deberían estar más bien alineados al lado de glóbulos de pus o glóbulos de sangre, o mejor aún, gránulos de almidón, que del lado de infusorios u hongos… Es la crisálida más que el gusano, que uno debe tratar de someter a remedios adecuados “.

Esta descripción muestra que él no tenía idea de la naturaleza real del problema.

El comentario de Bechamp fue:

“Así que este químico, que se está ocupando de la fermentación, no ha comenzado a decidir si está o no lidiando con un fermento”.

Pasteur, en esta época, abandonó su trabajo debido a la muerte de su padre y dos de sus hijas, y antes de regresar, pasó una semana en el Palacio de Compiegne como invitado de Napoleón III.

En febrero de 1866, volvió a ocuparse de los problemas de los pobres gusanos de seda y tuvo la asistencia esta vez de varios científicos franceses capaces, sin embargo, ellos progresaron muy poco sobre el problema.

Mientras tanto, Bechamp había realizado más estudios sobre la pebrina, y envió un documento titulado Sobre la inofensividad de los vapores de la creosota en la cría de gusanos de seda a la Academia de Ciencias.

En este artículo, repitió las declaraciones que había hecho ante la Sociedad Agrícola en

Herault y agregó que:

“La enfermedad es parásita. El Pebrine ataca a los gusanos desde el principio desde el exterior y el germen del parásito proviene del aire. La enfermedad, en una palabra, no es principalmente constitucional”.

Describió el desarrollo de los huevos o las semillas del gusano de seda en un recinto impregnado de un ligero olor a creosota, en el que él producía huevos completamente libres de pebrina, y se necesitaba tan poca creosota que sus métodos eran comercialmente prácticos.

Sin embargo, Pasteur aún no había encontrado la verdadera causa del problema. Envió un trabajo titulado Nuevos estudios sobre la enfermedad de los gusanos de seda a la Academia, en el que dijo:

“Estoy muy inclinado a creer que no hay una enfermedad real de los gusanos de seda. No puedo dejar más en claro mi opinión sobre la enfermedad del gusano de seda que comparándola con los efectos de la tisis pulmonar. Mis observaciones

de este año me han fortalecido en la opinión de que estos pequeños organismos no son ni animáculos ni plantas criptogámicas. Me parece que es principalmente el tejido celular de todos los órganos que se transforma en corpúsculos o los produce “.

Pero, de nuevo supuso mal, y ni él ni todos sus asistentes pudieron probar que las declaraciones eran falsas.

También dio una palmada al documento de Bechamp diciendo:

“Uno estaría tentado a creer, especialmente por la semejanza de los corpúsculos a las esporas de la mucorina, que un parásito había invadido los viveros. Eso sería un error”.

Y, sin embargo, Bechamp ya había demostrado sin lugar a dudas que no era más que un

parasito! Posiblemente, los celos hicieron que Pasteur tomara una opinión contraria.

Al parecer, Pasteur finalmente no abandonó sus ideas de “generación espontánea” hasta

1862 o 1864, y desde entonces, atribuyó todos los signos de fermentación y todas las

enfermedades a los gérmenes transportados por el aire, ¡pero aquí niega que esta

enfermedad sea parasitaria! ¡Y después que los documentos de Bechamp lo demostraron!

Bechamp le respondió en un documento titulado Investigaciones de la naturaleza de la enfermedad real de gusanos de seda que contenía más pruebas de su naturaleza parasitaria.

Él dijo que el corpúsculo vibrante:

“… no es una producción patológica, algo análogo a un glóbulo de pus o una célula cancerosa, o a los tubérculos pulmonares, sino que es claramente una célula de naturaleza vegetal”.

En otro artículo, Bechamp describió experimentos que demostraron que el corpúsculo era un fermento organizado que invertía azúcar y producía alcohol, ácido acético, etc.

Este documento pareció convencer a Pasteur de que Bechamp tenía razón, porque en enero de 1867, en una carta escrita a Durny, Ministro de Instrucción Pública, comenzó a reclamar todo el crédito por las ideas de Bechamp sobre las enfermedades del gusano de seda.

Bechamp proporcionó un reporte aún más completo de su descubrimiento que la Academia imprimió el 29 de abril de 1867, y el mismo número contenía una carta de Pasteur a Dumas, fechada el 24 de abril, en la que expresó su pesar por sus “errores” y prometió un artículo con una historia completa de la enfermedad pronto.

El 13 de mayo de 1867, Bechamp envió una carta al presidente de la Academia de Ciencias señalando los errores de Pasteur y pidiendo el reconocimiento de la anterioridad de sus propios descubrimientos sobre las enfermedades del gusano de seda. También envió otro documento titulado Nuevos hechos para ayudar a la historia de la actual enfermedad de los gusanos de seda y la naturaleza de los corpúsculos vibrantes.

En este trabajo describió los corpúsculos como transportados por el aire y que se encuentran en las hojas de morera, y también describió una segunda enfermedad del gusano de seda diferente de la pebrina, a la que llamó flacherie, y en la que publicó un folleto en privado el 11 de abril de 1867.

Mientras tanto, él también había presentado varios documentos sobre varios organismos microscópicos, ampliando más o menos el conocimiento general sobre este tema; uno de los cuales fue un estudio general del desarrollo bacteriano de sus microzimas.

En un documento titulado Sobre la enfermedad Microzymiana de gusanos de seda Bechamp dio una descripción completa de esta segunda enfermedad llamada flacherie. Esto fue publicado en el periódico del 8 de junio de 1868, y el 24 de junio Pasteur escribió a Dumas alegando haber sido el primero en descubrir esta segunda enfermedad del

gusano de seda y exigiendo que una nota que afirmaba haber enviado a la Sociedad Agrícola de Alaïs El 1 de junio se imprimirá (ya que los registros no contenían ninguna prueba del reclamo de Pasteur sobre esto.

Bechamp respondió a esta afirmación en una nota titulada Sobre la enfermedad Microzymiana de gusanos de seda, en relación a una reciente comunicación de M. Pasteur, que se publicó en la fecha del 13 de julio de 1867, en la que se refirió a su panfleto del 11 de abril. 1867, (revisado y reimpreso el 28 de marzo de 1868) y sus documentos del 13 de mayo y 10 de junio de 1867, ¡todos los cuales fueron anteriores a cualquier publicación de Pasteur!

Sin embargo, Pasteur usó su prestigio como representante del gobierno para atemorizar a otros y obtener su apoyo, y finalmente fue ampliamente reconocido, y las afirmaciones de Bechamp sobre los descubrimientos sobre las enfermedades de gusanos de seda fueron ignoradas. La mayoría de los que sabían que sus afirmaciones eran falsas tenían miedo de oponerse a cualquiera que estuviera tan cerca de Napoleón, y que tenía tanto prestigio oficial como Pasteur.

En su libro sobre las enfermedades del gusano de seda, Pasteur se atribuye todo el mérito de estos descubrimientos y muestra cuán ignorante del tema es todavía al ridiculizar las afirmaciones de Bechamp de que la creosota era preventiva, ¡así que las conocía!

La señorita Hume dice que los miembros de la Academia realmente le pidieron al profesor

Bechamp que dejara de usar la palabra microzyma, e incluso ¡que abandonara su trabajo!

En Microbe Hunters, Paul de Kruif ofrece una versión ligeramente diferente del trabajo de Pasteur sobre los gusanos de seda de la descrita anteriormente. Afirma que Dumas, su antiguo profesor, hizo un llamamiento a Pasteur para ayudar a los productores de gusanos de seda del sur de Francia, y continúa:

“Pasteur, que se amaba y se respetaba a sí mismo por encima de todos los hombres, siempre había tenido una reverencia conmovedora por Dumas. ¡Él debe ayudar a su triste y viejo profesor! ¿Pero cómo? Es dudoso en este tiempo que Pasteur pudiera haber dicho ¡un gusano de seda de un ángulo gusano! De hecho, cuando le dieron un capullo para examinarlo, se lo acercó a la oreja, lo sacudió y gritó: “¡Por qué hay algo dentro de él!” (p.91).

De Kruif también atribuye el tardío descubrimiento de que la pebrina era una enfermedad parasitaria para Gernez, uno de sus asistentes, y dice:

“Gernez corrió hacia Pasteur.” Está resuelto “, gritó,” los pequeños glóbulos están vivos, ¡son parásitos! ¡Son lo que hace que los gusanos se enfermen! “

Pasó seis meses antes de que Pasteur estuviera convencido de que Gernez tenía razón, pero cuando finalmente lo entendió, volvió a su trabajo y una vez más convocó al comité.

‘Los pequeños corpúsculos no son solo un signo de la enfermedad, sino que son su causa. Estos glóbulos están vivos, se multiplican, se fuerzan en cada parte del cuerpo de la polilla ‘”(p.95).

Es extraño que con la disputa entre Bechamp y Pasteur sobre quién había descubierto que la pebrina era una enfermedad parasitaria, Gernez no habló de sus propias afirmaciones al respecto, posiblemente un trabajo era más importante.

De Kruif continúa:

“Él tenía cuarenta y cinco años. Se revolcó en esta gloria por un momento y luego, habiendo salvado la industria del gusano de seda con la ayuda de Dios y Gernez, él elevó sus ojos hacia una de esas visiones brillantes, imposibles,

pero siempre parcialmente verdaderas que eran un regalo de poeta ver. Él

elevó sus ojos de artista de la enfermedad de los gusanos de seda a las penas de

la humanidad:

“Está en el poder del hombre hacer que las enfermedades parasitarias desaparezcan de la faz del globo, si la doctrina de la generación espontánea está equivocada, ¡yo estoy seguro que así es!” (P.97).

Su cuadragésimo quinto año debe haber sido 1867, y Bechamp había demostrado que la generación espontánea estaba equivocada en 1855 o 56, como se describió anteriormente, al menos 10 años antes.

Claramente, De Kruif no veía lo suficiente; el nombre de Bechamp, el más grande de todos, y el único “cazador de microbios” que realmente entendió su verdadero lugar en la naturaleza, ¡no aparece en su libro Cazadores de Microbios en absoluto!

A pesar de todos sus errores en el trabajo sobre gusanos de seda, y debido a su alta posición y favoritismo real, Pasteur fue el encargado de las medidas prácticas para combatir este parásito y, por supuesto, no adoptó el método de Bechamp de usar vapor de creosota.

El Dr. A. Lateud, que alguna vez fue editor del Journal de Medecine de Paris, denunció que mientras que en 1850 Francia había producido 30 millones de kilogramos de capullos, y su producción había bajado a 15 millones de kilogramos en 1866-7 debido a la epidemia, después de que se introdujeron los métodos de “prevención” de Pasteur, la producción se redujo a 8 millones de kilogramos en 1873 y tan bajo como 2 millones de kilogramos en ciertos años posteriores. Él continuó:

“¡Esa es la manera en que Pasteur salvó la sericultura! La reputación que aún conserva a este respecto entre ignorantes y sabios miopes ha sido creada:

– por sí mismo, por medio de afirmaciones inexactas;

– por los vendedores de semillas microscópicas en el sistema Pasteur, que han realizado grandes beneficios a expensas de los cultivadores;

– por la complicidad de las Academias y organismos públicos, que, sin ninguna investigación, responden a las quejas de los cultivadores: “¡Pero la sericultura se salva! ¡Utiliza el sistema de Pasteur! Sin embargo, no todos

están dispuestos a emplear un sistema que consiste en enriquecerse a si mismo mediante la ruina de los demás “.

Claramente sus pecados los encontramos aquí, al menos con aquellos que estaban en contacto más cercano con los cultivadores de gusanos de seda.

Es sorprendente, en vista de tal falla -y después de que Bechamp hubo demostrado cómo prevenir estas enfermedades- que la reputación de Pasteur no haya caído en un escándalo público.

Aparentemente, el favor real, las academias y los cuerpos públicos lo protegieron de esto.

6

PASTEUR TAMBIÉN UN PLAGIADOR: ANTISEPSIA

Mientras que muchos de los contemporáneos de Pasteur deben haber sabido de sus plagios del trabajo de Bechamp, probablemente fueron intimidados por el silencio o mantenidos fuera de la prensa por las tácticas agresivas de Pasteur, así como por su prestigio, no solo a la vista del público y con la realeza, sino también con las “academias y organismos públicos” al que se refiere el Dr. Lateud.

La señorita Hume continuó demostrando que su tratamiento contra la rabia y su suero ántrax fue la misma falla y fraude colosal, como se mostrará en el Capítulo ocho, y habla de otros plagios por parte de Pasteur, pero no parece necesario analizar todos estos asuntos aquí. Hemos visto suficiente evidencia de incompetencia y fraude para dudar por siempre de cualquier declaración adicional que lleve su firma, pero hay una pieza más de trabajo que vale la pena investigar.

Unos años después de los eventos que hemos descrito, el Dr. M. L. Leverson, Doctor en Medicina, Ph.D., M.A., un médico estadounidense, descubrió algunos de los escritos del Profesor Bechamp en Nueva York e inmediatamente se dio cuenta de que anticipaban a Pasteur en ciertos puntos importantes. Fue a Francia, conoció al profesor Bechamp y escuchó de él la historia del plagio, desde entonces ha hecho un gran trabajo para llamar la atención del público sobre la obra de Bechamp.

Fue uno de los primeros en Estados Unidos en reconocer la prioridad de Bechamp con respecto a la mayoría de los descubrimientos generalmente atribuidos a Pasteur, y en una conferencia titulada Pasteur, el plagiario, pronunciada en Claridges Hotel, Londres, el 25 de mayo de 1911. ¡Brevemente el reclamo la prioridad de Bechamp, y agregó el cargo de que Pasteur había falsificado deliberadamente un documento importante!

Él dijo en parte:

“Los plagios de Pasteur sobre los descubrimientos de Bechamp y de los colaboradores de Bechamp recorren toda la vida y obra de Pasteur, excepto en lo que respecta a la cristalografía, que puede o no haber sido suya. No he investigado esa parte de su carrera, ni Los trazados de algunos de estos plagios, aunque se pueden demostrar claramente, son algo intrincados, demasiado para este artículo, pero hay uno que involucra la afirmación de Pasteur de haber descubierto la causa de una de las condiciones de enfermedad que ataca al gusano de seda, que puede ser verificada por cualquiera que pueda leer el idioma francés. Es la siguiente: “

Después de describir parte del material que cubrimos en el Capítulo 5, continúa:

“Pero tengo una acusación aún más grave y más sorprendente que traer contra

Pasteur como un supuesto hombre de ciencia.

* Bluff Científico

En la página 381 se encuentra cómo los “hombres de ciencia” de su época aceptaron fácilmente sus cuentos de hadas, en una voluminosa memoria sin valor (publicada en Annales de Chimie et de Physique 3rd S., Vol. LVIII). una sección titulada Producción de levadura en un medio formado de azúcar, de una sal de amoníaco y de fosfatos.

El objeto real, aunque no confesado, del artículo era hacer creer que él, y no Bechamp, fue el primero en producir un fermento en un medio fermentativo sin materia albuminoide. Ahora remarca, te lo ruego, lo que digo – el supuesto experimento descrito en las memorias era falso – pura y simplemente falso. ¡La levadura no se puede producir bajo las condiciones de esa sección! Si los que me escuchan o cualquier otro médico que tenga algún conocimiento de química fisiológica se tomarán la molestia de leer esta sección de las memorias de Pasteur con atención, verán por sí mismos que la levadura no puede ser producida, y se puede demostrarlo haciendo el experimento como se describe.

Ahora remarca qué, suponiendo que estoy en lo cierto en esto, esta memoria sí

lo prueba. Demuestra que Pasteur era tan ignorante de la química fisiológica que

creía que la levadura podía producirse de ese modo, o bien confiaba tanto en la

ignorancia de la profesión médica en sí misma que creía que podía farolear. En

esta última creencia, estuvo correcto por un tiempo. No puedo dejar de creer que

la exposición que estoy exponiendo de la ignorancia y deshonestidad de Pasteur

llevará a una seria revisión de todo su trabajo.

Fue Bechamp quien descubrió y expuso la teoría de la antisepsia que Pasteur se atribuyó a sí mismo. En sus «Studies on Fermentation», Pasteur publicó una carta de Lord Lister, y luego Mr. Surgeon Lister, en la que dicho caballero afirma haber aprendido los principios de la antisepsia de Pasteur. No dudo de esta declaración del noble Señor, porque además aceptando al Sr. Lister como un caballero de veracidad, le daré una razón adicional para aceptar esa declaración.

*Torpeza de Lister

Cuando el Sr. Lister comenzó sus operaciones antisépticas, en general tuvieron éxito, pero unos días después sus pacientes sucumbieron al ácido carbólico o al envenenamiento por mercurio, por lo que se convirtió en una pesada broma médica decir ‘La operación fue exitosa, pero el paciente murió’.

Ahora el señor Lister, aunque un cirujano muy hábil y, creo, con gran poder de observación, había establecido la técnica de sus operaciones sobre las

sobre las enseñanzas de un hombre que había plagiado el descubrimiento sin entender el principio en el que se basaba. No es extraño que Lister utilizara dosis de ácido carbólico que, cuando se colocaban sobre una herida abierta o eran respiradas por un paciente, eran letales. Pero, gracias a sus cuidadosas observaciones, redujo gradualmente la cantidad de ácido carbólico o el sublimado del mercurio empleado, hasta que al final “sus operaciones tuvieron éxito y los pacientes vivieron”, y lo hubieran hecho desde el principio, si hubiera obtenido su conocimiento. de los principios de la antisepsia de su descubridor, que había advertido contra el uso de una pequeña dosis de ácido carbólico, en lugar de su plagiario, que no sabía por qué la dosis debería ser tan limitada.

Por el bosquejo que ahora les he dado, pueden hacerse una idea de la ignorancia del hombre que, durante más de treinta años, la medicina oficial ha estado adorando como un pequeño dios. Pero esto es solo una pequeña parte de la travesura perpetrada. En lugar de progresar en terapéutica durante los últimos treinta o cuarenta años, la medicina, fuera de la cirugía, ha retrocedido temerosamente, y la profesión médica de hoy está, a mi juicio, en una condición más degradada que nunca antes en su historia. Sé que al principio sus mentes se rebelarán contra esta afirmación, pero algunos hechos demostrarán a todas las mentes poseídas por el sentido común que es verdad “.

El peligro de inocular

Después de discutirse la práctica de la medicina en el pasado y de decir que desde los días de Jenner y Pasteur, el esfuerzo moderno es enfermarse bien, él dice de las inoculaciones:

“Cuando una droga es administrada por la boca, como nos fue bellamente señalado por el Dr. J. Garth Wilkinson, al avanzar a lo largo del canal alimentario se encuentra a lo largo de toda su línea una serie de laboratorios químicos, donde se analiza, sintetiza y la materia deletérea es preparada para la excreción, y finalmente excretada, o puede ser expulsada del estómago, o superada por un antídoto.

Pero cuando el escudo de la naturaleza, la piel, es violado, y la droga se inserta debajo de la piel, la línea de defensa de la naturaleza es tomada en la retaguardia y rara vez se puede hacer algo para impedir o prevenir la acción del medicamento, sin importar cuan dañino, incluso fatal puede ser. Todos los médicos del mundo son incompetentes para prever su acción o para obstaculizarla. Es más se sabe que incluso el agua pura actúa como un veneno violento y ruidoso cuando se inyecta en el torrente sanguíneo. ¿Cuánto más peligroso es, entonces, inyectar venenos que se sabe que son tales, modificados de la manera caprichosa actualmente de moda entre los Viviseccionistas o de cualquier otra manera? Estas simples consideraciones muestran que la inoculación debe considerarse como una mala praxis para ser

tolerada solo en caso de peligro extremo cuando el médico educado no ve otra posibilidad de salvar la vida.

El Fetiche de Teoría de Germen

Ahora bien, el forzamiento por ley de estas inoculaciones a los individuos es una de las peores tiranías imaginables, y debe ser resistida, incluso hasta la muerte

del funcionario que la está aplicando. Las personas de habla inglesa deben tener ideales de libertad refrescados por un estudio de la historia de Wat Tyler, quien encabezó una de las rebeliones más justificables de la historia, y aunque fue traicioneramente asesinado por el entonces Lord Mayor de Londres, su ejemplo debería ser sostenido a todos nuestros niñon para imitación … “

Pero revenous a nos monutous; todo el tejido de la teoría de la enfermedad basada en los gérmenes descansa en suposiciones que no solo no han sido probadas, sino que son incapaces de probar, y que muchas de ellas pueden ser

el reverso de la verdad. La base de estas suposiciones no probadas, cuyo crédito en su forma actual se debe totalmente a Pasteur, es la hipótesis de que todos los llamados trastornos infecciosos y contagiosos son causados por gérmenes, teniendo cada enfermedad su propio germen específico, que los gérmenes han existido en el aire desde el comienzo de las cosas, y que aunque el cuerpo está cerrado a esos gérmenes patógenos cuando goza de buena salud, cuando la vitalidad disminuye, el cuerpo se vuelve susceptible a sus incursiones”.

Estoy totalmente de acuerdo con la declaración del Dr. Leverson de que “el forzamiento por ley de estas inoculaciones a individuos es una de las peores tiranías imaginables, y debería resistirse incluso a la muerte del funcionario que la está aplicando”. Palabras fuertes, ¡pero absolutamente correctas!

El profesor F. W. Newman de la Universidad de Oxford ha dijo:

“Contra el cuerpo de un hombre sano, el Parlamento no tiene derecho de asalto bajo pretexto de la salud pública, mucho menos contra el cuerpo de un niño sano. Prohibir la salud perfecta es una maldad tiránica, al igual que prohibir la castidad. o la sobriedad. Ningún legislador puede tener el derecho. La ley es una usurpación insoportable y crea el derecho de resistencia “.

Y Blackstone dice:

“No hay leyes vinculantes para el sujeto humano que asalten el cuerpo o violen la conciencia”.

En el caso de Union Pacific Railway vs Botsford, el Tribunal Supremo de los Estados

Unidos dijo:

“… ningún derecho se considera más sagrado o está más cuidadosamente protegido por la ley común que el derecho de cada individuo a la posesión y el control de su propia persona, libre de toda restricción o interferencia de otros,

a menos que sea por una clara e incuestionable autoridad de ley.

Como bien dijo el juez Cooley:

“El derecho de la propia persona puede decirse que es un derecho de inmunidad completa; para dejarlo solo.”

(Cooley sobre Agravios 29)

“La inviolabilidad de la persona está tan invadida por una obligación de desnudarse como por un golpe. Impulsar a alguien, y especialmente a una mujer, a desnudar el cuerpo o someterlo al tacto de un extraño, sin autoridad legal, es una indignidad, un asalto y una intrusión “. (141 U.S. 250)

En 1903, el juez Woodward del Tribunal de Apelaciones de Nueva York dijo en el caso

Viemeister:

“Se puede admitir que la legislatura no tiene el derecho constitucional de obligar a ninguna persona a la vacunación”.

(84 N.Y. Supp. 712)

En el Tribunal Supremo, Condado de Columbia, N.Y., en 1910, el juez Le Boeuf, en el segundo juicio del caso Bolinger, instruyó al jurado de la siguiente manera:

“Ahora te he acusado de que el asalto que se afirma que existió aquí debido a la vacunación forzada, es decir, si fue en contra la voluntad de este hombre, es uno que debes considerar. Y la razón de esto es: Este hombre, a los ojos de la ley,

así como a los tuyos y míos y de todos nosotros en este tribunal, tiene derecho a ser dejado solo. Todos tenemos derecho a la libertad de nuestras personas y esa libertad de nuestras personas no puede ser invadida ilegalmente… Ese es un gran derecho. Es uno de los derechos más importantes que tenemos “.

Creo que estas citas de los documentos de la corte indican claramente que cualquier persona tiene derecho a protegerse a sí mismo o a su familia de los atomizadores de pus de la A.M.A. de cualquier manera que esté disponible, y use tanta fuerza como sea necesario, incluso, como dice el Dr. Leverson, “hasta la muerte del funcionario que la está aplicando”.

Hace más de 60 años, el famoso médico inglés, el Dr. Charles Creighton, dijo en Jenner and Vaccination (1879):

“Los anti-vacunacionistas han noqueado el fondo de una grotesca superstición “. Sin embargo, ha sido revivido y necesita algunos ‘golpes’ más.

Los médicos no abandonarán voluntariamente una práctica tan lucrativa como el uso de productos biológicos, por lo que los padres y el público deben hacer algo para detener este envenenamiento de la sangre. ¿Qué será?

He visto a una niña pequeña, al ser vacunada (o ‘inoculada’), ir a la escuela, desarrollar rápidamente ‘fugas en válvulas cardíacas’ y morir de ‘problemas cardíacos’ unos dos años más tarde, apenas diez años. No creo que ni sus padres, compañeros de clase, ni maestros, ni siquiera el doctor

interesado, viera ninguna conexión entre la vacunación o inoculación, y las fugas en válvulas del corazón – pero había una conexión – véase mi folleto Los llamados productos biológicos han creado una nueva forma de enfermedad cardíaca.

Y miles de esas muertes son causadas cada año. ¿Qué vamos a hacer para detenerlo?

En toda la historia de la humanidad, la única respuesta adecuada a la tiranía que la humanidad ha tenido ha sido la muerte del tirano; y los A.M.A.-ites han sido tiránicos en sus esfuerzos por vender sus productos biológicos de pus animal deteriorados durante muchos años. Creo que si estos esfuerzos de leyes de compulsión, coerción u obligatorias para forzar el uso de cualquier tipo de biológicos o los llamados “exámenes” de cualquier tipo son empujados mucho más allá, provocarán problemas.

Como mostramos en este libro, la “teoría de gérmenes” subyacente es un fraude, y todo lo que se basa en ella también es fraudulento, y debería estar prohibido por la ley; y cuando el público se dé cuenta del fraude colosal que es el uso de estas mezclas de pus de animales putrefactos, ni siquiera podrá encarcelar a un hombre por dispararle a un médico de pus

que trata de vacunar, inocular o “probar” sus niños.

Más adelante describiremos un método seguro para controlar las infecciones.

El Dr. Leverson continúa describiendo la enfermedad como el intento de la naturaleza de eliminar el desperdicio y los tejidos enfermos debido a una vida inadecuada; y sugiere mucho aire fresco, lo mejor en higiene, ropa muy escasa como vestimenta de gimnasio para el uso diario y un estudio científico de la dieta; él cree que comer en exceso causa “una enorme cantidad de condiciones de enfermedad”.

Todas estas ideas indudablemente conducirían a una mejor salud y una vida más larga que la que se puede obtener a través de la serología.

Han pasado más de 30 años desde que el Dr. Leverson expresó la esperanza de que su “exposición” llevaría a una “revisión seria” del trabajo de Pasteur, y debería hacerlo alguien que entiende la química fisiológica.

¡Siento lo que él parece, que la mente alopática es difícil de confiar en un trabajo tan importante!

7

¿SON LOS BIOLOGICOS PERJUDICIALES?

El 11 ° Informe del Oficial Médico del Privy Council of England (1868) contiene un documento del Dr. Burdon Sanderson titulado “Sobre la inoculabilidad y el desarrollo de los tubérculos” (p.91). En esto describe los experimentos que hizo, que demostraron a su satisfacción que la tuberculosis a menudo seguía a la inoculación de animales con diversos

materiales (principalmente biológicos) de fuentes no tuberculosas, y que incluso una herida podía ser seguida de tuberculosis. Él dice en parte (p.92):

“Los hechos de los que concluí que la tuberculosis puede originarse de forma traumática, aunque muy limitada, fueron tan positivos que me atreví a afirmar que los resultados de la inoculación de la tuberculosis ya no se considerarían como necesariamente dependientes sobre ninguna propiedad o acción poseída por el material inoculado en virtud de haber sido tomado de un individuo tuberculoso. La verdad de esta inferencia ahora ha sido completamente establecida por los experimentos de dos de los observadores más competentes, el Dr. Wilson Fox, Profesor de Medicina Clínica en University College y Dr Cohnheim de Berlín. El siguiente párrafo contiene un resumen de sus resultados, que son los más valiosos ya que se llegaron a ellos de manera totalmente independiente y sin conocimiento de las investigaciones de los demás o las mías.

Del resumen tabular de los experimentos del Dr. Fox (117 en total) parece que, de 70 animales inoculados con diversos productos derivados de los cuerpos de pacientes no tuberculosos, aproximadamente la mitad (34) se volvieron tuberculosos. Además, se inocularon cinco animales con músculo pútrido, pero originalmente sano, y cuatro de ellos se volvieron tuberculosos, como ellos fueron encontrados cuando se sacrificaron en diversos períodos de 84 a 122 días después de la inoculación. 

De siete animales en los que se introdujeron setonas u otros irritantes mecánicos debajo de la piel, dos se volvieron tuberculosos. Esta investigación, no menos notable por la exactitud e integridad de los detalles anatómicos, que, por la conclusividad de los experimentos, fue seguida solo el otro día por otra en Berlín, la cual, aunque de naturaleza similar, parece por la evidencia interna, haber sido conducida en ignorancia total del hecho de que varias de las cuestiones investigadas ya se habían resuelto por completo en Inglaterra.

Los Dres. Cohnheim y Frankel, para establecer si el tubérculo artificial debe su origen a un virus específico, introdujeron en las cavidades peritoneales de partes de varios tumores (carcinoma, sarcoma, condiloma, etc.) y partes de tejido sano pero parcialmente descompuesto. Posteriormente, emplearon de la misma manera una variedad de sustancias inertes insolubles, como papel secante, charpie, gutapercha, caucho, vulcanita, etc.

aquellos animales que sobrevivieron a los efectos inmediatos de la lesión, la extenuación sobrevino tarde o temprano y el animal finalmente murió con tuberculosis del peritoneo, hígado, bazo, pulmones y otros órganos, las mórbidas apariencias correspondientes en todos los aspectos a las descritas en mi último informe.

En lo que respecta a la influencia de estos hechos sobre la cuestión general de la naturaleza y el origen de la tuberculosis; Concluí desde mis propias observaciones que no hay una distinción estructural entre la enfermedad artificial y el tubérculo humano, siempre que el término esté confinado, ya que todos los escritores precisos están acostumbrados a limitarlo a la tuberculosis miliar; pero consideré necesario mantener una reserva en cuanto a su relación con los muchos procesos patológicos que se mencionan como tuberculosis en el lenguaje común de la medicina práctica y la cirugía.

Al llegar tan lejos, los dos distinguidos patólogos ya citados han estado totalmente de acuerdo conmigo. El Dr. Fox dice:

“Debo confesar que, escépticos como todos deben sentirse naturalmente al principio sobre este tema, la fuerza de la evidencia acumulada en favor de la naturaleza tuberculosa de estos crecimientos me parece irresistible. Estamos, o lidiando con el tubérculo, o tenemos ante nosotros una nueva y hasta hoy desconocida enfermedad constitucional de los roedores, que consiste en crecimientos que, a simple vista y en su histología, se corresponden con todas las características esenciales del tubérculo en el hombre, que ocurren no solo en los órganos que son los asientos elegidos del tubérculo en el hombre, sino también en las mismas partes de esos órganos, que tienen los mismos caracteres vitales, y los mismos tempranos cambios degenerativos como a queso , sin supuración ni ablandamiento agudo, y sin caracteres marcados suficientes para distinguirlos del tubérculo “.

Cohnheim dice:

“Todas las marcas por las que se caracteriza el tubérculo están presentes, la concordancia del producto de inoculación con el tubérculo miliar humano no podría ser más completa de lo que es, ya sea debido a su distribución extendida y a la gran variedad de órganos afectados, (peritoneo, pleura, pulmones, hígado, bazo, glándulas linfáticas e incluso la coroides), o a sus caracteres macroscópicos y microscópicos “.

Gould, en la segunda edición de su Pocket Cyclopidia de Medicina y Cirugía, describe la

“tuberculosis miliar aguda” como:

“Una forma aguda y rápida de tuberculosis, que generalmente ocurre en personas menores de 15 años, y en la que los bacilos tuberculosos se diseminan rápidamente a través del cuerpo mediante la descomposición de alguna forma localizada de enfermedad … la duración es de 2 a 4 semanas y la terminación es fatal “.

O bien, ¿no podría esta “forma localizada” ser introducida por una aguja, en la forma en que lo describe el Dr. Sanderson? ¿No son las “personas menores de 15 años” los mejores clientes del médico escolar para sus llamados productos biológicos? ¿Y esta “diseminación rápida a través del cuerpo” no se parece mucho a la descripción de De Kruif sobre la forma en que los gérmenes tuberculosos de Koch se diseminan a través de sus conejillos de Indias?

La señorita Hume dice en ¿Bechamp o Pasteur ?:

“Cabe destacar que ni Pasteur ni ninguno de sus sucesores hayan nunca inducido una querella por la inoculación de bacterias transportadas por el aire, sino solo por inyecciones de fuentes corporales”.

Creo que esto representaría una gran parte de nuestra “tuberculosis miliar” en personas menores de 15 años; ¡indudablemente ello se dedujo de la inyección de algo biológico!

¡Y la descripción de la señorita Hume incluiría todos los productos biológicos de todas las descripciones!

El Dr Sanderson continúa:

“Mis investigaciones posteriores me llevaron a creer, en primer lugar, que estos caracteres pertenecen en general a crecimientos tuberculosos que inicialmente había supuesto, y en segundo lugar, que aquellos tejidos normales que los poseen son mucho más propensos a convertirse en el asiento del proceso tuberculoso que otros “.

Esta es probablemente la evidencia más notable en la impresión de que casi cualquier tipo de inoculación puede causar tuberculosis en el animal inoculado, y de hecho es razonable deducir de esto que las mismas inoculaciones no tuberculosas causarían tuberculosis en el hombre, cualquier hombre, y ¡con toda probabilidad, de cualquier producto biológico de cualquier tipo! ¡Sin embargo, el ignorante médico del suero nos dirá que estos productos son perfectamente inofensivos!

TUBERCULIN UN FRAUDE

El artículo anterior, que desde el día en que se imprimió debería haber detenido para

siempre el uso de todos los productos biológicos en humanos, fue publicado más de 20 años

antes de que Robert Koch de Berlín sacara su Tuberculin (en 1890), ¡que resultó ser un

terrible fracaso!

El zoofilista del 1 de mayo de 1891 reportó muertes en 123 casos “seleccionados” en Berlín desde noviembre de 1890 hasta febrero de 1891, lo que causó que Koch cayera “bajo una nube”, pero no se rindió hasta que el gobierno finalmente lo cerró ¡debido al terrible índice de mortalidad!

El Dr. Paul de Kruif describe este trabajo de Koch sobre el germen de la tuberculosis en un lenguaje algo espeluznante49, pero los esfuerzos recientes para producir un suero para la tuberculosis parecen justificar sus palabras. Él dice de la búsqueda del microbio de Koch:

“¡Lo tengo!” él susurró, y llamó al atareado Loeffler y al fiel Gaffhy desde su propio espionaje sobre otros microbios:

“Miren”, gritó Koch, “una pequeña mota de tubérculo que puse en esta bestia hace seis semanas – no podría haber habido más de unos cientos de esos bacilos en ese pequeño pedazo – ¡ahora se han convertido en miles de millones! Que diablos son esos gérmenes, desde ese lugar en la ingle del coballo que se han colado por todas partes en su cuerpo, han roído, han atravesado las paredes de sus arterias … la sangre los ha llevado a sus huesos … en el rincón más alejado de su cerebro … “

¡Lea sobre esto cuando su hijo traiga a casa una tarjeta de la escuela que le solicite permiso para poner el mismo tipo de cosas en su sangre, y rompa la tarjeta! Él dice que Koch encontró y cultivó diferentes familias o variedades de estos gérmenes mortales. Creo que al menos por los estándares médicos, esto requeriría 43 sueros diferentes para inmunizar uno contra las 43 familias, ¡y probablemente no todas las variedades de gérmenes de la tuberculosis sean las únicas!

No obstante, de Kruif pasa por alto la tuberculina con asombrosa brevedad, considerando el espacio dado a otros temas que eran de menor importancia. Él dice en tono de disculpa:

“… él era enormemente respetado y, contra su propio criterio, intentaba convencerse a sí mismo de haber descubierto una cura para la tuberculosis. Las autoridades (a veces los científicos tienen razones para maldecir a todas las autoridades, sin importar cuán benévolas) lo estaban presionando. Al menos así lo susurran ahora los veteranos cazadores de microbios que estuvieron allí y recuerdan esos bravos momentos.

“Te hemos colmado de medallas, microscopios y conejillos de indias. ¡Corre ahora y danos una gran cura para la gloria de la patria, como lo ha hecho Pasteur por la gloria de Francia!”. Eran cosas tan amenazantes como esta que Koch siempre escuchaba. El escuchó por fin, y ¿quién puede culparlo, por lo que el hombre puede permanecer en su propio negocio de descubrir las formas de los microbios con los gobiernos gritando por un lugar en el sol – o con las madres llamando? Así que Koch escuchó y preparó su propio desastre al decirle al mundo sobre su Tuberculina “.

¡Y aquí de Kruif cambia el tema muy abruptamente! En la página 299, se refiere nuevamente a la discusión sobre la malaria, de la siguiente manera:

“Decano de los cazadores de microbios del mundo, Zar de la Ciencia (su corona estaba un poco maltratada), Koch había venido a Italia para demostrar que los mosquitos transmiten la malaria de hombre a hombre.

Koch era un hombre extremadamente gruñón, tranquilo e inquieto; triste por la aventura de su cura de tuberculosis (que había matado un considerable número de personas) … por lo que Koch fue de un extremo a otro del

mundo, ofreciéndose para vencer plagas, pero no del todo exitoso “.

Tampoco son sus éxitos en el uso de sueros, ni existe la posibilidad de éxito en esa dirección, como esperamos demostrar.

J.W. Browne, BA, MB, Superintendente Médico del Kalyra Sanatorium, South Australia, cita a Koch extensamente al efecto de que, ¡si bien una inyección de tuberculina en una persona sana probablemente iniciará una lesión tuberculosa, una inyección en alguien ya infectado contrarrestará o ‘matará’ la primera infección, sin hacer nada más!

¡Note que él admite que causa llagas tuberculares en lo sano! ¡Por lo tanto, es mejor que sepa si tiene tuberculosis o no antes de tomarla!

Sin embargo, esta característica reversible de hacer a lo bueno enfermo y a lo enfermo bueno, existía solo en la imaginación de Kock, como está indicado en su

propio trabajo. ¡Cualquiera con tal creencia debe estar acreditado con cuidado en dar

tales cosas solo a personas tuberculosas, y aquellos que lo recibieron murieron tan rápido

que el gobierno tuvo que cerrarlo! Por cierto, los ganaderos han sostenido durante

muchos años que él hizo que el ganado saludable sea tuberculoso.

El Dr. Browne dice:

“Hasta la fecha se han preparado y descrito más de doscientas formas diferentes de tuberculina.

El simple hecho es que nadie ha podido repetir el experimento de Koch con éxito.

No hay pruebas, pero Koch está a favor de la tuberculina como una cura terapéutica para la tuberculosis en conejillos de indias, en terneros o en el hombre. Nadie excepto Koch ha podido curar a un conejillo de indias infectado mediante

el uso de tuberculina de cualquier tipo o descripción. Koch, como dice Shera, era un optimista. No hay duda de que la tuberculina puede causar un daño infinito. Decenas de personas han muerto prematuramente en sus manos. Nunca hubo una vacuna comercial como esta, y nunca ha habido un engaño tan gigantesco. La tuberculina, dice Shera, no debe estar dentro del rango de la terapia de la vacuna. Cualquier buen resultado que se atribuya a la tuberculina debe haber ocurrido a pesar de ella, ya que sus virtudes se basan en experimentos que no pueden repetirse.

El incrédulo también puede señalar muchos casos en los que la administración

de la tuberculina en la enfermedad pulmonar ha sido indudablemente seguida de

un desastre y, mientras él admite libremente los indudables poderes del

terapeuta de la tuberculina para remover las brasas y encender el fuego, hasta

ahora él ha pedido en vano por cualquier evidencia de poder para extinguir el

fuego “.

Él (con razón, creo) considera que la tuberculosis pulmonar es al menos en parte “y en mayor o menor medida” una septicemia, y agrega:

“Por lo tanto, se explica el fracaso de las vacunas para afectar la enfermedad de manera adversa. Como todos sabemos, las vacunas se han encontrado invariablemente inútiles o aun peor inútiles en las septicemias”.

Tales declaraciones, provenientes de un médico de la experiencia del Dr. Browne, deberían escribir el final sobre el uso de la tuberculina como una cura para siempre; y ella no es mejor como una ‘prueba’.

Los doctores Petroff y Branch, en una discusión sobre B.C.G. vacuna utilizada en niños, descubre que la tuberculina parece diseminar la tuberculosis en aquellos que tienen la forma latente o “benigna” que se supone que la vacuna debe administrar.

Nótese también que la tuberculina pareció diseminar la tuberculosis en estas “pruebas” de ganado como lo hizo en los experimentos de Koch en humanos. Ellos dicen:

“Tzekhnovitzer afirma que los conejillos de india se vuelven hipersensibles

a la tuberculina después del tratamiento con B.C.G … el 70 por ciento de los

infectados por vía oral y el 45 por ciento de los infectados por vía

subcutánea reaccionan.

INMUNIDAD EN ANIMALES VACUNADOS CON B.C.G.

“Guerin, Richart y Bossiera estudiaron una gran cantidad de ganado en una granja. En esta granja en 1915, en una manada de 67 cabezas, el 47 por ciento reaccionó positivamente a la prueba de tuberculina. Año tras año, los animales positivos fueron sacrificados. En 1918, El 38 por ciento seguía siendo positivo a la prueba de la tuberculina. En 1920, el número de reactores era del 41,7 por ciento. La vacunación en el ganado recién nacido comenzó el 1 de enero de

1921. En 1922, un año después de la vacunación, 20 positivo y nueve una reacción de tuberculina muy sospechosa, o un total de 45 por ciento de 64 cabezas. Muchos de estos animales fueron vacunados y revacunados. En 1923 permanecieron 26 de los animales de 1919-1920 años, todos dando una reacción positiva a la tuberculina “.

Tenga en cuenta que después del 47% fueron sacrificados en 1915, como todos los animales dieron positivo en los años siguientes, el 38% fueron tuberculosos en 1918, y un 100% de los animales que permanecieron del grupo de 1919-20 vacunaron todos dieron positivo ‘ prueba’. Sin duda, esto se debió a las vacunas utilizadas o a las “pruebas” mismas, lo que confirma las opiniones de las autoridades citadas anteriormente. ¿Podría algún productor de leche sobrevivir a una pérdida de este tipo?

Ellos continuaron:

“Mientras tanto, la segunda generación de estos animales vacunados fue revacunada, y la vacunación se repitió cada año siguiente … no hay registro de cuántos de los vacunados se infectaron, ya que la prueba de la tuberculina se omitió por sugerencia de Calmettes, ya que él cree que es de dudoso valor, y no proporciona información en lo que respecta a la infección exógena (externa).

Además, si en el ganado vacunado se ha producido una implantación de organismos virulentos, estableciendo solamente una tuberculosis benigna, la administración de tuberculina puede provocar una reacción alérgica violenta que disemina los organismos virulentos. En tal caso, la enfermedad progresiva puede seguir …

Poco a poco, el animal se vuelve resistente a este organismo en particular. Sin embargo, tan pronto como un nuevo organismo se introduce en la manada, la aparición de la enfermedad es mucho más marcada que antes “.

No mencionan el hecho de que estos “implantes” también pueden ocurrir en su hijo; ni se dan cuenta de que pueden pasar por un cambio de germen en la vacuna, pero tal es el caso, como lo mostré en Germ Mutation (ahora fuera de impresión).

Como ocurrió con la “gripe” en la guerra, que fue simplemente una mutación del germen tifoidea en las vacunas utilizadas contra la fiebre tifoidea y paratifoidea, cada vacuna puede producir una “nueva” forma de germen que, como se señaló anteriormente, puede “hacer la ocurrencia” de la enfermedad mucho más marcada que antes”.

Es por eso que tuvimos la epidemia de gripe de 1918, con la tasa de mortalidad más alta registrada. Es la razón por la que Koch tuvo tantas muertes, y también la razón de los grandes aumentos en las tasas de mortalidad de otras enfermedades como se señaló en el Capítulo 9.

Koch encontró 43 variedades o cepas de tuberculosis y es probable que haya tantas cepas de cualquier otra enfermedad. La multiplicidad de estas cepas, y la facilidad con la que la modificación puede ocurrir en el estante o en los tejidos, es la razón fundamental por la cual los biológicos nunca se pueden usar con éxito.

F. Loehnis, biólogo de suelos, y NR Smith, del Departamento de Agricultura de EE. UU., Han discutido esta variabilidad de los gérmenes a una extensión considerable y concluyen que cualquier germen puede descomponerse en un fluido filtrable y luego desarrollar nuevas formas que pueden ser radicalmente diferentes del germen original, sus nuevas características dependen principalmente de su entorno. Creen que este cambio está ocurriendo constantemente en todos los grupos de gérmenes.

Por  lo  tanto,  siempre  se  están  formando  nuevas  cepas  y  por  lo  general  son  más virulentas que las antiguas.

Los doctores Petroff y Branch agregan:

“Parece que a pesar de las vacunaciones con B.C.G., y las medidas sociológicas, la implantación con tubérculo violento ha tenido lugar …

Lakhms de Lituania, que estudia 472 recién nacidos vacunados, informa que obtuvo 10 veces más reacciones positivas en los niños vacunados que en los no vacunados “.

El hecho real es que la tuberculina nunca tuvo ningún diagnóstico de valor. No se ofreció como una prueba en animales hasta que su fracaso como cura para los humanos provocó que el gobierno alemán prohibiera su uso; en otras palabras, los fabricantes “descubrieron” o inventaron este nuevo uso para preservar un mercado. La “prueba” en el ganado esquivó tanto la prohibición como su mala reputación como una cura, continuando con los beneficios, que es para lo único que sirve.

Lea la explicación de las “pruebas” del Departamento de Agricultura de los Estados

Unidos sobre animales infectados con la fiebre aftosa de las vacunas, en el Capítulo 8.

En Ayuno y la dieta correcta del hombre, La tuberculosis prueba un fraude (fuera de impresión), Inmunidad (también fuera de impresión) y Curas sin drogas, doy evidencia adicional de que el uso de la tuberculina fue un fraude, totalmente inútil, y que más reciente los sueros no son mejores.

LOS BIOLÓGICOS PUEDEN DISOLVER LOS CORPÚSCULOS DE SANGRE ROJA También se ha descubierto que los fermentos solubles de muchos sueros de animales

disolverán, al menos en algunos humanos, los glóbulos rojos.

Elie Metchnikoff, el famoso científico ruso, dice:

“Se sabe desde hace mucho tiempo, sin embargo, que el suero de la sangre de muchos animales destruirá los glóbulos rojos de una especie diferente. Esta demostración se realizó durante el período en que se intentaba transfundir la sangre desfibrinada de los mamíferos, especialmente de la oveja, en el hombre. Esta práctica tuvo que ser abandonada a consecuencia de las dificultades resultantes de la solución de los corpúsculos rojos humanos “.

Más tarde, Buchner comparó la acción de alexina (nombre dado a la sustancia encontrada para causar esta acción) con la de los fermentos solubles y la remitió a la categoría de las diastasas digestivas “.

Esta alexina es probablemente la misma cosa descrita por Bechamp como el fermento líquido mencionado en el Capítulo 2, y no debería destruir o aun dañar sangre o tejidos perfectamente sanos, pero ¿quién está perfectamente sano?

El Dr. M. R. Leverson dice en el prefacio de su traducción del Tercer Elemento de la Sangre que Bechamp aisló una serie de fermentos solubles a los que denominó zimasas, pero que los plagiarios rebautizaron como diastasas para ocultar sus descubrimientos. Asimismo, Bechamp descubrió el motivo de la coagulación de la sangre.

Metchnikoff continúa:

Según él, la misma alexina es capaz de disolver los glóbulos rojos de varias especies de vertebrados. Bordet, 56 en una serie de investigaciones realizadas en el Instituto Pasteur, confirmó este punto de vista. Él llegó a la conclusión de

que las alexinas de las varias especies de animales difieren entre sí, por lo que la alexina del suero sanguíneo del conejo no es la misma que la encontrada en el suero del cobayo o el perro. Sin embargo, cada una de estas alexinas es capaz de ejercer una acción solvente sobre los glóbulos rojos de varias especies “.

Él continúa, en la página 95:

“Sin embargo, se puede admitir que la acción de alexina (complemento) pertenece a la categoría de fenómenos producidos por fermentos solubles. La sustancia que disuelve los glóbulos rojos de los mamíferos o una porción solamente de los de las aves, sin duda presenta grandes analogías con los fermentos digestivos. Como se ha mencionado repetidamente, es muy sensible a la acción del calor y se destruye por completo calentándola durante una hora a

55 grados (C). A este respecto, se asemeja mucho a la macrocitase de los órganos macrofágicos que también disuelve los glóbulos rojos. Como son los macrófagos los que ingieren y digieren los glóbulos rojos en el organismo, es evidente que la alexina no es otra cosa que la macrocitase que escapó de los fagocitos durante la preparación de los sueros “.

En la página 401 del mismo libro, que trata sobre la inmunidad artificial contra toxinas en lugar de microbios, dice:

“Cuando se introducen microorganismos, vivos o muertos, en un animal, se encuentra que las antitoxinas generalmente no aparecen en los fluidos, en estos casos, la reacción se establece principalmente por los micrófagos. Ellos representan la principal fuente de antitoxinas “.

¿Está claro este punto? Todos los sueros de sangre animal pueden disolver los glóbulos rojos de varias otras especies de animales, y muchos de ellos, por ejemplo, el de las ovejas, ¡pueden disolver los glóbulos rojos del hombre!

También es posible que debido a las amplias variaciones en el carácter de la sangre y el suero sanguíneo, etc., tanto en los animales utilizados como en los pacientes tratados, debido a diferencias individuales y posiblemente también raciales, el suero de cualquier animal en particular podría tener un efecto muy perjudicial en la sangre u otros fluidos corporales de un porcentaje de pacientes humanos tratados, como lo indican las muchas muertes que siguen al uso de antitoxinas, aunque podría no ser perjudicial para todos.

Nótese que ellos comparan estas cosas con un fermento soluble, que puede pasar por un filtro de porcelana, y comer corpúsculos de sangre roja, dinamita rosa y otras cosas; y esta es “la principal fuente de antitoxinas”.

Puede ser cierto que la mayoría del suero sanguíneo de los caballos no disolverá los glóbulos rojos humanos, pero ¿cómo podemos saber, con todas las variaciones posibles, tanto en el caballo como en el hombre, que un suero de caballo particular no disolverá los corpúsculos de sangre roja de uno o más niños en cualquier escuela que los atomizadores séricos eligen “proteger”, como ellos lo llaman?

Esta podría ser la causa directa de la tuberculosis discutida anteriormente, y muchos otros problemas que a menudo siguen a la vacunación de miles de niños y otros.

Citamos al profesor Bechamp sobre la cantidad de material que un fermento solvente puede digerir en el Capítulo 2, y Bechamp y otras autoridades dicen que un fermento solvente sobrevivirá temperaturas mucho más altas que 55 grados C. Este peligro, por lo tanto, existe en casi todos los productos biológicos ¡En el mercado!

También existe el peligro de que un poco de suero contenga la alexina de algún animal que no sea un caballo, lo que podría ser aún más peligroso.

Además, aunque un suero no pueda disolver los glóbulos rojos, podría disolver los leucocitos, los llamados corpúsculos blancos, y esta tendencia parece ser mucho más común; de hecho, ¡parece ser la base del proceso de inmunidad artificial!

Por ejemplo, Metchnikoff dice:

“Cuando en la cavidad peritoneal de los cobayos vacunados se inyecta una cierta cantidad de cultivo de cólera que contiene vibrios virulentos y muy móviles, encontramos que, en el líquido peritoneal extraído mediante una pipeta fina, los vibrios han experimentado cambios profundos en el organismo refractario. Incluso unos pocos minutos después de la inyección de los vibrios, los leucocitos desaparecen casi por completo del líquido peritoneal, y solo

se encuentra una gran cantidad de vibrios, la mayoría de los cuales ya se han transformado en gránulos; y se presenta el caso más típico del fenómeno de Pfeiffer.

Junto a los gránulos redondos se pueden ver vibrios hinchados, y otros que han mantenido su forma normal, pero todos están absolutamente inmóviles. Algunos de estos gránulos se agrupan en pequeños grupos, otros permanecen aislados en el fluido. Cuando a la gota colgando que contiene estos vibrios transformados

se agrega una pequeña cantidad de una solución acuosa diluida de azul de metileno, observamos que ciertos gránulos se tiñen muy profundamente, mientras que otros adquieren simplemente un tinte muy pálido, apenas visible. Muchos de estos gránulos aún están vivos, porque es fácil verlos desarrollarse fuera del animal y alargarse hacia nuevos vibrios. Sin embargo, una gran cantidad de gránulos ya no muestran signos de vida y evidentemente están muertos.

R. Pfeiffer y otros observadores afirman que los gránulos pueden disolverse por completo en el líquido peritoneal justo como un trozo de azúcar se disuelve en el agua. Hemos buscado repetidamente esta desaparición de los gránulos en gotas colgantes del líquido peritoneal, sin poder encontrar ninguna disminución en el número de estos vibrios transformados, incluso después de varios días. Tampoco hemos podido observar el fenómeno de la solución de los gránulos. En

cualquier caso, es indiscutible que esta transformación granular es una manifestación de lesiones muy profundas sufridas por los vibrios del cólera bajo la influencia del fluido peritoneal del animal inmunizado.

Por otro lado, uno se ve obligado a concluir que la transformación granular se debe, como veremos más adelante, a una acción fermentativa de la exudación peritoneal “.

Algunas autoridades han considerado que los leucocitos son una parte esencial de la sangre, en cuyo caso su disolución debería ser una pérdida peligrosa para la persona afectada. En mi opinión, sin embargo, los leucocitos no son más que desperdicios corporales o desechos en proceso de eliminación, y su disolución inmediatamente coloca un veneno tóxico líquido en la sangre sin medios para evitar que sea absorbido, donde sea que vaya la sangre, a cualquier y todos los tejidos. De ahí la posibilidad de que el cerebro, el corazón u otros órganos no destinados a manejar estos venenos tóxicos puedan absorber algunos de ellos.

¿Alguna vez has visto dos leucocitos del mismo tamaño o forma? Ellos parecen variar ampliamente en ambas características, pareciendo, de hecho, más parecido al queso desmenuzado que a los tejidos vivos.

LOS GÉRMENES EN SUEROS PUEDEN ATACAR LAS VÁLVULAS DEL CORAZÓN

Otras autoridades han descrito otros peligros en el uso de sueros, por ejemplo, el Dr. E. C. Rosenow, entonces de la Clínica Mayo, dijo hace más de 25 años que ciertas variedades de gérmenes en sueros utilizados en sus experimentos tenían “una afinidad por las válvulas del corazón”.

El describe experimentos en los que descubrió que la variedad de gérmenes productores

de verde en los sueros atacaba las válvulas del corazón, mientras que cierta variedad hemolizante atacaba las articulaciones del cuerpo, causando así reumatismo.

En noviembre de 1925, el Departamento de Salud de Chicago declaró que:

“… más niños de entre 10 y 14 años mueren de enfermedades cardíacas en

Chicago ¡que de todas las otras enfermedades infantiles juntas!”

Si las declaraciones del Dr. Rosenow son ciertas, ¿se pregunta usted por que los niños de Chicago caen muertos en la calle, con toda la sérumización que se practica en nuestras escuelas? En los viejos tiempos, era muy raro que un niño de 10 a 14 años muriera de

una enfermedad cardíaca.

El Dr. Frederick Hoffman, Ll.D., Estadístico Consultor de Prudential Insurance Company of America, dijo:

“Las enfermedades cardíacas en todos los países civilizados son la principal causa de muerte y de una gran cantidad de deterioro físico. hasta donde es posible juzgar, la frecuencia relativa de las enfermedades cardíacas en proporción a la población ha aumentado en todas partes durante las últimas dos décadas, aunque la evidencia en este sentido es más o menos conflictiva “.

Mientras que la mayoría de las enfermedades que matan a la humanidad han disminuido a un ritmo casi maravilloso desde que el saneamiento se introdujo por primera vez en el mundo, está en particular está aumentando, por alguna razón, las autoridades dicen no entender.

Notese que los inmigrantes de países que tienen la vacunación obligatoria mueren a una tasa de tres a cuatro veces mayor que los inmigrantes de países que no tienen la vacuna obligatoria.

No hay duda de que hay otras causas que deben considerarse, como el saneamiento, las condiciones de vida, la dieta, y que la vitalidad relativa de las diferentes razas puede variar, pero ¿por qué estas tasas de mortandad parecen dividirse simplemente en sus condiciones vacunales? Y concediendo esto, ¿por qué la enfermedad cardíaca encabeza todas las demás enfermedades en la diferencia entre las tasas altas y las bajas?

Me parece que este cuadro solo es una prueba muy concluyente de que las afirmaciones

que hemos citado en este capítulo, en cuanto a los productos biológicos que causan tanto la

tuberculosis como la enfermedad cardíaca, son correctas.

Con respecto a Italia, que aprobó una ley para la vacunación obligatoria de bebés en 1888, todavía la clasificamos en la columna “sin”, porque en 1910, el momento de este censo, probablemente no más del 25% de los inmigrantes en Nueva York tendría menos de 22 años de edad y, por lo tanto, se vería afectado por la ley, y es muy probable que la ley se aplicara de manera ineficiente para los años anteriores, lo que permitiría a muchos escapar. Además, todos los vacunados aún serían demasiado jóvenes para que los efectos completos de cualquier sustancia biológica perjudicial se desarrollen por completo para 1910, de ahí la inclusión de Italia en la columna no vacunados.

Las estadísticas de años posteriores parecen indicar que Italia ahora tiene tasas de mortalidad

comparables a otros países que tienen vacunación obligatoria, ¡que solo puede servir para fortalecer la idea de que la moda de los sueros es la causa!

El Dr. Rosenow también habla de otros problemas que pueden seguir al uso de productos biológicos. En una serie de artículos basados en la epidemia de influenza de 1918 y publicados en The

Journal of Infectious Diseases, y también en los Collected Papers de la Clínica Mayo, Vols

10, 11 y 12, describe muchos cambios en los sueros o en pacientes que prescindieron del

suero.

En vol. 10, página 919, él observa del grupo de pneumococcus-streptococcus, del cual él pensó que las formas de mutación eran responsables de la pandemia de 1918:

“… marcados cambios en la morfología, características de crecimiento, poderes infecciosos y reacciones inmunológicas. Muchos de estos cambios parecen ser verdaderas mutaciones”.

En la página 949 del mismo volumen, atribuyó las muertes después del uso de ciertos sueros a algún cambio o mutación en el suero o el paciente.

Aunque, yo creo, se supone que un suero cura al “aglutinar” todos los gérmenes de ese tipo exacto que encuentran en el cuerpo, cuando hay una leve diferencia en los gérmenes, o se producen cambios, ya sea en los gérmenes del paciente o en los de el suero, no se produce “aglutinación”, y el paciente puede morir, a menos que se tomen medidas sanitarias o de otro tipo para salvarlo.

La mayoría de los médicos regulares dirán en tal condición que no hay esperanza, pero si se recurre a “médicos sin drogas”, o si se administran enemas, hay más que esperanza. De hecho, creo que dos o tres enemas por día y una dieta exclusiva de zumos de fruta durante un tiempo ahorrarían la gran mayoría de estos casos.

Sin embargo, esto no pretende ser una discusión sobre el tratamiento de la enfermedad, que se trata en otros libros.

Que este cambio o mutación de gérmenes es una desventaja muy seria en el tratamiento de enfermedades por medio de sueros o vacunas se indica a través de la serie de diez artículos que el Dr. Rosenow publicó en el vol. 12 de los trabajos de Clínica Mayo.

Él dice en el vol. 12, página 920, que el suero utilizado en algunos cobayas “tendía a localizarse en los pulmones”.

En vol. 12, página 1001, él dice:

“Además, han ocurrido cambios marcados en la condición inmunológica medidos por las pruebas de aglutinación en un numero de varias razas sucesivas después de pasajes animales (intratraqueales)”.

Añadió que cuando los cambios ocurren, “no se observaron buenos efectos”.

Si el paso a través del tejido animal causará “cambios marcados en la condición inmunológica”, ¿cómo puede alguien saber que el paso a través de los tejidos humanos, por ejemplo del brazo al cuerpo, no hará lo mismo?

¿Y dónde podremos encontrar un suero o vacuna que no haya tenido un pasaje de animal en algún momento anterior? Al presente, casi todos se propagan en animales y un porcentaje sustancial de todos los “pasajes” parecen causar un cambio. En la tabla 4 muestra 35 cambios en 44 casos, y uno de los otros nueve había cambiado en un experimento anterior; ¡eso significa cambios en más del 81% de las pruebas!

Como puede ver, este cambio no es un accidente menor; de hecho, ocurre con gran frecuencia, como demostró Bechamp hace muchos años.

Y estos cambios en los tales gérmenes son de vital importancia, ya que ellos a menudo meramente sustituyen una nueva enfermedad por una contra la vacuna.

Pasteur pareció reconocer la importancia de este punto ya que negó con vehemencia su posibilidad hasta el final, e hizo amargos ataques personales contra Bechamp y otros colegas que se oponían a sus ideas por este motivo.

Ahora que esto se ha demostrado de forma tan abrumadora, podemos ver cómo una vacuna contra una enfermedad en particular puede desencadenar otra enfermedad a través de estas formas de mutación. Entonces necesitaremos más sueros para la nueva enfermedad, o más probablemente, varias nuevas enfermedades puedan desarrollarse, y así sucesivamente, hasta el infinito.

En los panfletos Germ Mutation and Immunity, Artificial vs Natural, doy algunas pruebas importantes que indican que la epidemia de influenza de 1918 fue causada por una mutación en las vacunas utilizadas para “prevenir” la fiebre tifoidea en los ejércitos de Europa.

Cuando se les inocularon contra la fiebre tifoidea, pronto descubrieron que tenían una paratifoidea en sus manos, y el porcentaje de paratifoidea en los inoculados era idéntico al segundo lugar decimal con el porcentaje de tifoidea en los no inoculados.

Y cuando dieron dos “dosis”, una para cada uno de estos, descubrieron un segundo paratifoide, por lo que para ser científicos los llamaron “A” y “B”.

Y, como los científicos siempre deben ser ‘científicos’, les dieron a los muchachos tres dosis, una para cada una de las enfermedades anteriores, tras lo cual encontraron una cuarta ‘enfermedad’, la influenza, ¡y la tasa de mortalidad más alta registrada en el mundo! El Cirujano General de la A.E.F. dijo de esta ‘gripe’:

“El cuadro clínico común de la paratifoidea tifoidea con frecuencia se modifica profundamente en individuos vacunados … los tipos intestinales de supuesta influenza siempre deben considerarse como posibles tifoideo hasta que se demuestre lo contrario. La vacunación es solo una protección parcial y debe reforzarse con medidas sanitarias”.

Además, suponiendo que no haya cambios y que un suero o una vacuna ‘se aglutine’

perfectamente, ¿qué prueba tenemos de que evitará o curará cualquier enfermedad?

Elie Metchnikoff, dice:

“El caso más estudiado de las relaciones entre la inmunidad natural y la aglutinación es el que se encuentra en el bacilo del ántrax. Se lo debemos a Gengou, quien en el Soberano Instituto Bacteriológico llevó a cabo una investigación muy detallada de esta cuestión.

El mostró que el bacilo de la primera vacuna contra el ántrax de Pasteur está aglutinado por el suero sanguíneo de una gran cantidad de animales. Pero también demostró que los sueros que tienen la mayor acción aglutinante sobre este bacilo no provienen de las especies más refractarias. El suero humano aglutina más fuertemente el bacilo de la primera vacuna (en la proporción de una parte de suero a 500 partes de cultivo) pero el hombre está lejos de estar exento de ántrax.

El suero de las palomas, por otro lado, carece por completo de poder aglutinante, aunque esta especie no solo resiste la primera vacuna sino también el ántrax muy a menudo virulento. El suero del buey, una especie susceptible

al ántrax, es más aglutinante (1: 120) que el del perro refractario (1: 100).

Todos estos hechos justifican plenamente la conclusión formulada por Gengou de que no podemos establecer ninguna relación entre el poder aglutinante y el estado refractario de los animales al ántrax … esta conclusión puede extenderse a los fenómenos de la aglutinación de microorganismos y a aquellos de la inmunidad natural en general “.

Es bastante probable que la mayoría de los médicos reconozcan que cuando ocurren los cambios en un germen como se describió anteriormente, prácticamente no hay posibilidad de que prevenga o cure ninguna enfermedad, y aunque estos cambios pueden no llegar tan alto como 80% con todos los biológicos, sin embargo, hemos demostrado que puede ocurrir y ocurre con suficiente frecuencia para que todos estos métodos sean completamente indignos de confianza y no aptos para confiar en ningún grado.

Y la declaración del profesor Metchnikoff de que la aglutinación no tiene ningún valor como indicador de inmunidad o poder de curación parece eliminar cualquier pequeña posibilidad de que los sueros puedan ser beneficiosos, bajo cualquier condición.

En otras palabras, parece que cuando nos vacunamos y no pescamos ninguna enfermedad después, es solo un accidente o se debe más a nuestra inmunidad natural que al suero.

8

SEROLOGÍA ANIMAL: ANTHRAX

La Sta. Hume dice que un francés llamado Delafond en 1838 anunció que se podían encontrar pequeños objetos similares a varas en la sangre de animales con fiebre esplénica

o charbon, ahora llamado ántrax, y cuando Pasteur publicó su único germen específico para cada tipo de fermentación. Devaine sugirió que estas pequeñas “varas” a las que

denominó bacteridias podrían ser parásitos y la causa de la fiebre esplénica. Pero, sus experimentos fueron contradictorios y no fue probado. Más tarde, en 1878, Koch realizó algunos estudios en los que descubrió una formación de esporas entre sus “bacteridias”.

Cuando Pasteur se enteró de esto, declaró:

“El ántrax es, por tanto, la enfermedad de la bacteridium, como la triquinosis es la enfermedad de la triquina, como la picazón es la enfermedad de su ácaro especial”.

Afirmó que la sangre de un animal vacunado con suero de ántrax no contenía otros organismos excepto bacterias. Como él consideraba que estos eran exclusivamente aeróbicos, la sangre debía ser imputrescible, ya que la putrefacción, según él creía, se debía únicamente a un germen anaeróbico. (Más tarde, cuando los profesores de la Comisión de Turín sacaron conclusiones contrarias de experimentos similares, acusó de haber usado ovejas cuya sangre era “séptica” y contaminada con ántrax).

El afirmó que una mezcla de gérmenes aeróbicos (bacterias) y gérmenes anaeróbicos (de putrefacción) “neutralizaría la virulencia” del bacilo anthracis y, si se inyectaba en animales, los protegería de la infección.

En realidad, estos dos gérmenes son solo diferentes desarrollos o resultados de las microzimas de Bechamp, y deberían tener el mismo efecto en todo lugar, esto es, el de los recolectores de tejidos muertos o desechos. Su acción debería ser similar, y no contraria el uno al otro, como se indica en el Capítulo Dos.

El Dr. Colin, otro miembro de la Academia, desafió rápidamente la declaración de Pasteur sobre la base de que el ántrax a veces se encontraba en una etapa virulenta, aún carente de las “bacteridias”.

En la siguiente sesión (12 de marzo de 1878), el Dr. Colin denunció que Pasteur había suprimido dos declaraciones en el registro impreso que había hecho en el piso durante la sesión anterior, es decir,

“que las bacterias del ántrax no se desarrollan en la sangre de animales sanos” y “que las bacterias no suministrarán gérmenes a los organismos”, lo cual dejó la crítica del Dr. Colin sobre estas declaraciones “en el aire”, y, además, acusó a Pasteur de haber falsificado deliberadamente los registros de otras críticas que el Dr. Colin había hecho; ¡una buena carga para hacer contra un “científico”!

El 30 de abril de 1878, Pasteur leyó ante la Academia de Ciencias un artículo titulado The Theory of Germs and their Application to Medicine and Surgery 67, que también llevaba los nombres de los Sres. Joubert y Chamberlain como coautores. Este fue su primer esfuerzo para vender la “teoría de los gérmenes”.

En esto, entre muchas afirmaciones falsas, estaba la declaración de que había descubierto

“el hecho de que los fermentos son seres vivos”, sin darle crédito alguno a Bechamp.

Este documento también afirmó que una cantidad infinitesimal de su último cultivo producido era capaz de producir ántrax con todos sus síntomas; sin embargo, sus primeros experimentos con él fueron fracasos, ya que los cultivos, cuando se sembraron, produjeron un pequeño germen esférico que ni siquiera era virulento, ¡en lugar de las típicas varas de ántrax que se esperaban!

Esta fue probablemente una verdadera mutación, pero no fue tan reconocida, y los autores aparentemente la creen debido a una impureza en sus cultivos.

The London Times del 8 de agosto de 1881, unos tres años más tarde, cita a Pasteur según lo dicho antes de una reunión especial de un congreso médico internacional en sesión allí:

“… en el estudio de los microorganismos había una fuente de error siempre presente en la introducción de gérmenes extraños, a pesar de las precauciones que podrían tomarse contra ello. Cuando el observador vio primero un organismo y luego uno diferente, era propenso a concluir que el primer organismo había experimentado un cambio. Sin embargo, esto podría ser una ilusión pura … la transformación de un bacillus anthracis en un micrococo no existía”.

Nótese que él dijo esto 21 años después de que la señorita Nightingale hizo su famosa declaración de que cualquier germen podría convertirse en otro, como se cita en la página cinco.

Y cuando sus propios experimentos no pudieron confirmar sus afirmaciones de que su cultivo produciría ántrax o cualquiera de sus síntomas, y los gérmenes que se produjeron no se parecían al germen del ántrax, ni en apariencia ni en virulencia, ¿por qué otros deberían creer que podrían prevenir el ántrax por tal “cultivo”?

Pero Paul de Kruif, en Microbe Hunters (Cazadores de Microbios), una glorificación de muchos famosos pioneros seguidores de la moda suero, pinta una imagen muy sorprendente del trabajo de Pasteur sobre el ántrax, y da muchos detalles sorprendentes respecto a los hechos del asunto.

Después de describir la falla del gusano de seda, él dice:

“Pero uno de los rasgos más atractivos de Pasteur fue su característica de un científico Fénix, quien se levantó triunfalmente de las cenizas de sus propios errores … así que no es sorprendente encontrarlo, con Reux y Chamberlain, en

1881 descubriendo una manera muy bonita de domesticar a los viciosos microbios de ántrax y convertirlos en una vacuna”.

Describe detalladamente la demostración de Pasteur de su vacuna contra el ántrax en Pouilly-le-Fort, en mayo y junio de ese año, incluyendo las elaboradas preparaciones, y el reside en el hecho de que este experimento fue enmarcado por sus enemigos para destruirlo, y que Pasteur se dio cuenta de que estaba arrinconado, que debía tener éxito o de lo contrario abandonaría su trabajo sobre los gérmenes.

Me parece que ahora hemos visto demasiados casos de engaño, prevaricación y fraude deliberado por parte de Pasteur como para depositar mucha confianza en su buena fe bajo tales condiciones, y de hecho, uno está justificado al mirar con sospecha este experimento. Aquí fueron 48 ovejas – se supone que 24 fueron vacunados, vivieron, mientras que 24 no fueron vacunados, murieron. En tal número, el tratamiento podría diferenciarse con

bastante facilidad. ¡Podría haber inyectado a las ovejas no vacunadas con un veneno lento y podría haber usado agua estéril pura, o una jeringa con un pistón perforado, en una pretendida inyección de las ovejas vacunadas! ¡Y sus asistentes podrían haber creído que

tal truco era inofensivo y justificable! ¡O podría haberse ocultado de ellos!

Este “milagro”, como lo describe De Kruif, parece ser el único éxito en una larga serie de fracasos; el único resultado que brinda el único apoyo real a los reclamos de Pasteur. Después de toda la hipocresía y el fraude que hemos probado en otros lugares, ¿no tenemos derecho a ser escépticos sobre esto? ¿No sugiere su conducta pasada que podría haber estado cargando los dados? ¡Y parece que él no ha podido repetir el éxito en ninguna otra parte!

De Kruif dice de este hecho (p.165):

“Gradualmente, un año después del milagro de Pouilly-le-Fort, comenzó a ser evidente que Pasteur, aunque el cazador de microbios más original, no era un dios infalible. Cartas preocupantes comenzaron a acumularse en su escritorio; las quejas desde Montpotheir y una docena de ciudades de Francia, y de Packisch y Kapuvar en Hungría. Las ovejas se estaban muriendo de ántrax, ¡no el ántrax natural que habían cogido en campos peligrosos!, ¡sino el ántrax que habían

obtenido de aquellas vacunas que estaban destinadas a salvarlas! llegaron historias siniestras de cómo las vacunas no habían funcionado: la vacuna había sido

pagada, se habían inyectado rebaños enteros de ovejas, los granjeros se habían acostado respirando “Gracias a Dios por nuestro gran hombre Pasteur”, solo para despertar por la mañana para encontrar sus campos plagados de cadáveres de ovejas muertas, ovejas, que deberían haber sido inmunes, habían muerto por las acechantes esporas de ántrax que yacían en sus campos.

Pasteur comenzó a odiar la apertura de sus cartas, él quería tapar sus oídos contra las risas que sonaban desde las esquinas, y luego – la peor cosa que podía pasar – llegó un informe frío, terriblemente exacto, del laboratorio de ese desagradable pequeño alemán Koch en Berlín, y este informe desgarró la practicidad de la vacuna contra el ántrax en harapos. ¡Pasteur sabía que Koch

era el cazador de microbios más preciso del mundo!

No hay duda de que Pasteur perdió algo de sueño después de su glorioso descubrimiento, pero Dios lo apoye, él era un hombre galante. No estaba dentro de él admitir, ni al público ni a sí mismo, que sus reclamos radicales estaban equivocados …

Qué buscador fue este Pasteur, y, sin embargo, qué poco de ese fino candor desinteresado de Sócrates o Rabelais se encuentra en él. Pero no se le puede culpar de ninguna manera, porque mientras Sócrates y Rabelais solo buscaban la verdad, el trabajo de Pasteur lo llevaba cada vez más al frenético negocio de salvar vidas, y en este asunto, la verdad no es la primera. importancia.

En 1882, mientras su escritorio estaba cargado de informes de desastres, Pasteur fue a Ginebra, y allí, ante la gran cantidad de luchadores de enfermedades del mundo, pronunció un discurso conmovedor, con el tema: Cómo proteger a las criaturas vivientes de enfermedades virulentas inyectándoles microbios debilitados”.

Y de acuerdo con De Kruif, Koch atacó de forma devastadora las declaraciones de Pasteur en un artículo publicado poco después, donde acusaba que prácticamente todas las afirmaciones de Pasteur sobre su vacuna contra el ántrax eran falsas, que sus vacunas no eran puras, que había ocultado los malos resultados que siguieron al uso al por mayor de las vacunas, y cerró con:

“Tales acontecimientos pueden ser adecuados para la publicidad de una casa de negocios, pero la ciencia debería rechazarlos vigorosamente”. (p.168)

De Kruif añade:

“Luego Pasteur subió al techo y respondió a los geniales hechos de Koch en un documento increíble con argumentos que no hubieran engañado al jurado de una sociedad de debate de un país”.

¿Cómo puede De Kruif elogiar a un hombre y describir el “milagro de Pouilly-le-Fort” como “increíble como cualquiera de las maravillas forjadas por el Hombre de Galilea”, después de dar pruebas tan devastadoras de que su trabajo fue un fracaso, su ideas falsas, y el hombre mismo deliberadamente deshonesto, haciendo afirmaciones falsas y ocultando el alcance de sus fracasos?

En 1881, la Comisión Sanitaria del Gobierno húngaro dijo sobre los virus vacunales utilizados en la inoculación contra el ántrax:

“Las peores enfermedades, neumonía, fiebre catarral, etc., han abatido exclusivamente a los animales sometidos a inyección. De esto se desprende que la inoculación de Pasteur tiende a acelerar la acción de ciertas enfermedades latentes y acelerar la cuestión mortal de otras afecciones graves”

Claramente, también falló en sus pruebas, y el gobierno húngaro prohibió su uso en ese país.

No pasó mucho tiempo antes de que su vacuna fuera una falla comprobada en otros lugares también. En marzo de 1882, una comisión compuesta por miembros de la facultad de la Universidad de Turín, Italia, se comprometió a realizar pruebas sobre el valor de este profilaxis con ántrax. Una oveja que había muerto de ántrax, después de que los doctos profesores habían vacunado a otras ovejas con los cultivos de Pasteur, inocularon estas ovejas vacunadas y algunas ovejas no vacunadas con la sangre de las ovejas muertas. Todas las ovejas, tanto vacunados como no vacunados, posteriormente murieron, demostrando

que la vacuna es completamente inútil.

Después de aproximadamente un año de disputas y de pasarse la pelota por correspondencia, los profesores de Turín publicaron un folleto en junio de 1883, que contenía algunas de las declaraciones contradictorias de Pasteur junto con sus recortes de críticas, bajo el título Del Dogmatismo Científico del Ilustre Profesor Pasteur, que fue firmado por seis profesores de alto standing. Esto, al citar declaraciones contradictorias que Pasteur había hecho en diferentes documentos, junto con sus comentarios, casi destruyó sus teorías sobre el ántrax.

Este documento fue traducido al francés, pero Pasteur, con un hábil disimulo, logró sobrevivir al golpe y siguió aplicando su vacuna contra el ántrax.

Pronto tuvo institutos bacteriológicos para experimentos, producción y venta de sus diversos sueros y vacunas establecidos en muchas partes del mundo, el de París probablemente sea el primero.

En 1888, un instituto en Odessa, Rusia, envió algunas vacunas contra el ántrax a Kachowka, en el sur de Rusia, donde 4.564 ovejas fueron pronto vacunadas, y 3.696 de ellas inmediatamente doblaron sus patas y murieron; ¡una tasa de mortalidad del 81 por ciento, y de una supuesta vacuna “preventiva”!

El Dr. Lutaud dice en Etudes sur la Rage (p.419) que Pasteur se vio obligado a compensar a muchos propietarios en Francia por los animales muertos por sus vacunas.

ENFERMEDAD DE AFTOSA

El Sr. CM Higgins, de la fama del dibujo en tinta, de Brooklyn, NY, hace algunos años escribió un libro titulado “Horrores de la Vacunación” en el que llamaba la atención sobre el hecho de que las publicaciones oficiales del gobierno de los Estados Unidos atribuían varias epidemias de fiebre aftosa en este país, directamente al uso de vacunas o sueros; especialmente los de 1902, 1908 y 1915.

El Jefe de la Oficina de Industria Animal de los Estados Unidos. Departamento de

Agricultura dice en su informe de 1902 (página 394):

“La mayoría de los libros de texto veterinarios declaran que la fiebre aftosa es una infección leve y que solo 1 o 2 por ciento de los animales atacados mueren de ello, y el lector puede deducir que las pérdidas no superan el 2 o 3 por ciento del valor de los animales. Tal conclusión sería un grave error “.

Sin embargo, parece haber sido leve antes de que su causa se remontara a las vacunas. El

Secretario de Agricultura dice en el departamento Year Book for 1914, página 20:

“Hubo brotes de fiebre aftosa en este país en 1870, 1880, 1884, 1902 y 1908. Desde el cierre del año fiscal de 1914, ha ocurrido el sexto brote. Los primeros tres, los de 1870, 1880 y 1884 fueron comparativamente insignificantes. Aquellos en 1902 y 1908 fueron más graves. El presente es el más serio y extenso de todos.

En 1902 los brotes ocurrieron en los estados de Nueva Inglaterra. En 1908 se originó en Detroit. El origen de cada uno de estos nuevos brotes se remonta a la importación de virus vacunales para la propagación de la vacuna para su uso en la vacunación contra la viruela. La vacuna fue importada de Japón donde existe la fiebre aftosa. Cada uno de estos brotes se eliminó mediante métodos que demostraron ser más efectivos para prevenir que la enfermedad ganara terreno. Estos métodos implicaron la matanza de todos los animales infectados y expuestos, el enterramiento de los cadáveres y la desinfección completa de todos los locales con los que los animales pudieron haber estado en contacto “.

La primera parte del brote de 1914 se atribuyó a “un artículo importado utilizado en el curtido” (¿se esconde?), Pero cuando esto se eliminó, ocurrió una recurrencia cerca de Chicago, en agosto de 1915, que se remonta a un laboratorio de Chicago que produce cohorte vacunas. La fiebre aftosa se encontró en 8 de 11 rebaños que habían usado esta vacuna.

El Secretario de Agricultura dice de esto en el Anuario de 1915 (p.27):

“Parece cierto que esta infección fue producida por el suero contaminado de cólera preparado en Chicago, en octubre de 1914, en un establecimiento donde no se sabía que existiera la enfermedad en ningún momento.

… pendiente de investigación, se prohibieron todos los envíos de suero de Chicago. Se encontró que parte del producto del establecimiento se había utilizado en 11 manadas de cerdos.

… se encontraron algunos cerdos infectados en ocho de las manadas y las 11 manadas fueron sacrificadas a la vez “.

Aunque habían encontrado la enfermedad en 8 rebaños en los que se había utilizado la vacuna, decidieron “probar” el suero y ¡qué prueba!

Sabían, o estaban muy seguros, que era la vacuna que les había dado a los cerdos la fiebre aftosa, pero las primeras cuatro pruebas en un total de 52 animales fueron todas negativas, pero tuvieron mucha perseverancia, y en la quinta ‘prueba’ y sobre el 62º animal probado,

¡encontraron fiebre aftosa!

Si se realizaron ‘pruebas’ en 62 animales para obtener pruebas de que una vacuna que ya había causado la enfermedad podría hacerlo nuevamente, ¿cómo puede alguien saber que no tomaría dos o tres o más veces 62 ‘pruebas’ en cualquier otra vez, asumiendo, de hecho, que estas son pruebas, que, de nuevo, ¡no creo!

Y después de tal falla, ¿cómo puede un médico o veterinario considerar alguna prueba, como el Schick, Dick, Tuberculin, Wasserman, etc., de algún valor?

Con toda la evidencia que hemos dado de que los gérmenes pueden cambiar sus características, desde Miss Nightingale y Profesor Bechamp, hasta Lohnis, Rosenow y otros, ¿cómo puede alguien esperar que un germen permanezca constante a través de cualquier ‘prueba’ o permanecer fiel a sus características originales después siendo probado’?

El Secretario de Agricultura dice de estas llamadas ‘pruebas’ – en la misma página:

“Esto se considera una prueba de que el suero sospechoso en realidad estaba infectado. ¿Por qué la prueba estándar utilizada en 61 de los animales no pudo revelar este hecho es una cuestión de investigación científica?, y los bacteriólogos del departamento están trabajando en el problema. el tiempo de fabricación, la mitad del uno por ciento de ácido carbólico se mezcló con el suero como conservante. Ahora se cree que el ácido, actuando como germicida, pudo haber atenuado o parcialmente destruido el virus, por lo que las pruebas previamente consideradas seguras fallaron para establecer la presencia de la infección “.

¡Si no tuvieran mejor suerte que Pasteur con sus pruebas de ántrax, pasará mucho tiempo antes de que descubran mucho!

Como el suero promedio es solo algunas proteínas tóxicas en descomposición, y algunos gérmenes que son realmente reorganizadores de tejidos muertos o desechos, pero que los médicos creen que son la causa de los tejidos muertos con los que se encuentran, los gérmenes son muy propensos a cambiar sus características en cuanto las toxinas se rompen, tal como se ha demostrado repetidamente que lo hacen en otras partes de la naturaleza.

En consecuencia, muchos sueros no permanecerían constantes a través de 61 pruebas, y tampoco nadie que venda sueros al público podría realizar 62 pruebas antes de decirles a sus clientes que era suero puro.

Aun después de haber sido “probado”, puede cambiar durante el almacenamiento y, de todos modos, ¿cómo saben ellos cuándo tienen el germen correcto en el suero, ya que las mejores autoridades admiten que algunos gérmenes, como el de la viruela, no se han aislado?

El Secretario de Agricultura dice (de la fiebre aftosa) en la página 29 del mismo volumen:

“Hasta el momento no se ha identificado el germen, aunque los científicos de

Europa han estudiado la enfermedad exhaustivamente durante años”.

Asesinaron a 168,158  animales  valorados  en  alrededor  de  $  5,676,000  para  reprimir  la epidemia de 1914-15.

Circular No. 325 del Departamento de Agricultura dice:

“La inmunización en el brote de 1914 estaba fuera de discusión, ya que el único suero producido hasta ahora da una inmunidad pasajera de solo unas semanas de duración, inestable en el mejor de los casos”.

El Sr. Higgins señaló que la enfermedad es más prevalente en países que tienen vacunación obligatoria que en otros.

El Departamento de Agricultura de EE. UU. Cita al Dr. Loeffler, jefe del departamento que maneja los problemas en Alemania, como lo dijo antes del 7º Congreso Internacional de Cirujanos Veterinarios en Baden Baden en 1899:

“La fiebre aftosa se está extendiendo más y más y cada año le cuesta al Imperio Alemán enormes sumas. Se han tomado las medidas necesarias con el mayor cuidado, se han puesto en cuarentena los campos sospechosos, esta medida se ha extendido a comunidades enteras e incluso a distritos enteros, la

desinfección se había llevado a cabo con cuidado, y a pesar de todo esto, la enfermedad se extendía “.

La Comisión de Fiebre Aftosa del Departamento de Agricultura de EE. UU. Publicó un cuadro73 que muestra la tendencia de la fiebre aftosa en Alemania desde 1886 hasta 1924, que se reproduce en la página opuesta.

¡Nótese el tremendo aumento en las muertes que acompañaron el primer uso general de los sueros en 1920!

El Farmers Bulletin No. 666 del Departamento de EE. UU. Dice:

“La fiebre aftosa ha prevalecido en Europa durante muchos años y ha ocasionado enormes pérdidas económicas allí.

En Italia, Francia, Suiza, Alemania y Rusia, la peste ha existido tanto tiempo y ha logrado tal asentamiento que es económicamente imposible combatirla con los métodos estadounidenses de sacrificio y desinfección “.

En Alemania en 1911, 3,366,369 bovinos, 1,602,927 ovejas, 2,555,371 cerdos y 53,674 cabras fueron afectados, o 7,578,371 animales de un total de cerca de 51,319,000 animales de granja en el país en ese momento. Como la tabla indica que alrededor de 247,000 granjas fueron afectadas ese año, esto daría aproximadamente 30.6 animales por granja. Si las cifras de 1920 de 746,571 granjas afectadas promediaran lo mismo, llegarían a casi

23,000,000 de animales, ¡casi la mitad del número de animales en Alemania! También usaron sueros este año, lo que probablemente ayudó a propagarlo.

El mismo boletín cita a un científico diciendo:

“… que a menos que todas las granjas afectadas estuvieran absolutamente aisladas y el movimiento no solo del ganado sino de personas absolutamente prohibidas, la enfermedad no podría ser eliminada. Por supuesto, una cuarentena así es absolutamente imposible de imponer”.

Italia, Francia, Alemania y Suiza tienen vacunación obligatoria, por lo tanto, grandes plantas de vacuna que pueden propagar la enfermedad, como ocurrió en los casos citados en los Estados Unidos.

Y, por supuesto, los estados vecinos con o sin vacunación obligatoria serían invadidos por la importación de estos países, aunque algunos, como Inglaterra, lo mantuvieron bastante bien.

Otros lugares donde se impulsa la vacunación, como Brasil en América del Sur, también tienen la enfermedad, mientras que Canadá, Estados Unidos, México, Australia y Nueva Zelanda, todos los cuales

están comparativamente libres de campañas de vacunación intensivas, y también parecen tener ataques esporádicos de fiebre aftosa, que generalmente son fáciles de eliminar.

¿Cómo pueden los “científicos” dar cuenta de esto?

RABIA O HIDROFOBIA

De acuerdo con el Farmers Bulletin No. 449 del Departamento de Agricultura de los

Estados Unidos, nadie se puede contagiar la rabia de un animal que los muerde a menos que

el animal tenga la enfermedad. Además, menos del 15% de aquellos mordidos por un perro

rabioso y no tratados generalmente contraerán la enfermedad. Esto es muy diferente del

escándalo generalmente planteado por los autodenominados médicos ‘regulares’, y

especialmente por los oficiales de salud, sobre cada mordedura de perro que escuchan. En

una publicación oficial como Farmers ‘Bulletin, esto es todo un reconocimiento; las fuentes

de información no oficiales y anti-vivisección generalmente colocan el porcentaje mucho

más cerca de cero.

¡El Boletín No. 65 del Laboratorio de Higiene de los Estados Unidos en Washington también admite que los que mueren después del tratamiento mueren antes que los casos no tratados! Dice:

“Tratamiento. Nitsch señaló que, en una gran serie de casos, las muertes a pesar del tratamiento Pasteur se produjeron en promedio antes que las personas no tratadas (64,5 a 90 días).

Hay alguna razón para creer que el virus de la rabia, tal como ocurre en la naturaleza, varía mucho en virulencia, y que esto está de alguna manera relacionado con la distribución geográfica “. (P.21)

Para cualquiera que lea el Capítulo 7 será evidente que (suponiendo que tenga valor), uno no debería usar un suero de un lugar distante si esto es cierto, ya que la posibilidad

de “aglutinación” sería muy pequeña allí donde había tales variaciones. Y a esto agregan:

“La inoculación con fluido espinal obtenida durante la vida es completamente poco confiable ya que usualmente falla incluso en casos reales de rabia”. (p.36)

La Sociedad contra la Vivisección de Nueva York ha publicado varios panfletos de los cuales se toma la siguiente información.

Afirman que la rabia es una enfermedad muy rara, excepto cuando a los perros se les ha inyectado suero contra la rabia, en cuyo caso se desarrolla muy a menudo.

De acuerdo con sus puntos de vista, un perro que no puede encontrar pasto verde para comer en invierno es muy propenso a desarrollar gusanos o parásitos, o ambos, en los intestinos, a menudo perforándolos y haciendo al perro frenético. En esta condición, el perro muerde ciegamente todo, espuma en la boca y generalmente se vuelve loco, rechaza el agua y busca la soledad.

El heno, el pasto, el cuero o los huesos que se le dan a los perros harán que desaparezcan las condiciones irritables.

No hay motivos reales para suponer que la demencia, tal como se encuentra en los humanos, se produzca en los perros, ni se puede demostrar que la mordedura de un animal distraído puede producir rabia en alguien mordido.

Además, se puede demostrar que la llamada rabia es el resultado directo de las inyecciones de suero.

Autoridades competentes afirman que en la llamada rabia “real”, un perro nunca espumea en la boca, pero tiene una pequeña cantidad de secreción filamentosa de color marrón que cuelga de los labios, y los ojos tienen una mirada ardiente.

En la epilepsia, el perro tiembla, sus mandíbulas se crispan violentamente y sus músculos voluntarios se convulsionan poderosamente; hay una descarga copiosa de saliva

espumosa blanca; lanza gritos agudos y cuando se recupera del ataque, los ojos son torpes y atontados. Esto podría deberse al terror o al calor en el verano.

Citan médicos de autoridad incuestionable que dicen que no se ha encontrado ningún germen rábico; y que encontrar los llamados cuerpos Negri no es prueba de que el perro tenga rabia; ya que “ella se encuentra cuando todos los síntomas están ausentes y cuando todos están presentes, por lo que el diagnóstico de la rabia es pura conjetura”, según J.A. McLaughlin, D.V.S.

Aun por A.M.A. No se puede obtener suero exitoso sin el germen correcto, por lo que esto podría explicar la gran cantidad de muertes que siguen al tratamiento Pasteur.

Algunos médicos dicen que la mordedura de un perro rabioso es absolutamente inofensiva para el hombre. CW Dulles, MD, famosa autoridad en enfermedades caninas e hidrofobia que investigó los registros en muchas ciudades, dice que más de un millón de perros y gatos fueron manejados por atrapadores de perros en 14 años, con muchos miles de mordiscos, pero ningún tratamiento, y ni un solo caso de hidrofobia apareció en estos casos.

Él y otros médicos publicaron durante años ofertas permanentes de $ 100.00 a $

1,000.00 por un caso genuino de hidrofobia canina y no hubo demandantes, aunque

miles de perros eran matados cada año debido al pánico; ¡algún lugar afirmando que el

92% de los que murieron en un año tenían hidrofobia!

Estos doctores dicen que encadenar o silenciar a un perro que siempre ha sido libre puede causar la irritabilidad que queremos evitar.

EL TRATAMIENTO DE PASTEUR CAUSA LA RABIA

En el hombre, dicen que la tasa de mortalidad en Francia en casos de la llamada rabia es del

19%, la más alta en el mundo civilizado, y la misma que antes de que se estableciera el

Instituto Pasteur, y los casos de hidrofobia han aumentado enormemente, mientras que solo

a lo largo del Rin en Alemania, la hidrofobia es casi desconocida.

El año anterior al que Pasteur comenzara sus tratamientos, hubo cuatro muertes por hidrofobia en París, ¡el año posterior hubieron 22! No solo Francia como un todo, sino cada departamento de Francia, y de hecho todos los países que han permitido la introducción del “tratamiento” de Pasteur, ¡han mostrado un fuerte aumento en el número de muertes por hidrofobia después de tal introducción!

En Inglaterra había varios Institutos Pasteur haciendo negocios prósperos antes de 1902, cuando se nombró una comisión para investigar la rabia y el tratamiento del suero, y los

los Institutos fueron abolidos. No han tenido hidrofobia desde entonces.

Afirman que más de 3.000 personas murieron en Inglaterra antes de 1902 después de ser mordidas por perros y entonces tomando el tratamiento Pasteur, mientras que más recientemente el London Hospital trató a 2.668 personas mordidas por perros sin usar el tratamiento Pasteur, ¡y ninguno de ellos desarrolló hidrofobia!

Si bien estas no son cifras completas para Inglaterra, hay casi 6.000 casos de mordeduras de perro tratadas en instituciones; y de estos solo murieron los que habían tomado el tratamiento Pasteur. ¿Por qué no probar algo diferente?

Y nunca ha habido un caso de hidrofobia en Noruega, Suecia, Islandia, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Nueva Zelanda y Australia, porque esos países no permitieron un Instituto Pasteur dentro de sus fronteras.

Dicen que el tratamiento Pasteur es a menudo la causa de la rabia, siempre es peligroso, a veces incluso asesino, y nunca beneficioso.

J. W. Dodson, M.D., de Brockport, N.Y., escribió hace años:

“Si la gente solo pensara por sí misma y no siguiera ciegamente al agitador o timador, pronto seríamos liberados de esta plaga, la rabia”.

Para un tratamiento seguro, sano y lógico que ha salvado a pacientes con rabia durante más de 100 años, recomendamos Buisson Bath, un baño de vapor o vapor caliente que se describe por completo en Curas sin Drogas de este autor.

LA PRUEBA DE LA TUBERCULINA

Como la llamada prueba de la tuberculina ha sido bastante discutida en el folleto The Tuberculin Test a Fraud, y en el Capítulo 7 de este volumen, parece casi innecesario decir más sobre este tema aquí.

Huelga decir que fue un fraude tan grande como “prueba” en animales, como lo fue en la “cura” para los seres humanos, y hay una gran cantidad de pruebas sustanciales de que la prueba de la vacuna (o su aguja) causa la tuberculosis en las vacas y otros animales, como lo hizo en los sujetos humanos utilizados en los experimentos de Koch.

Debería estar absolutamente prohibida, y aquellos que la usan deben ser excluidos de la práctica.

FIN

Gracias por tu interés

Equipo de Awaking Project

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.