El Dr. Hamer me cambió la vida

Testimonio de Daniel Núñez Morales

A principios de los años noventa conocí al dr. Hamer por medio de un artículo en la revista Cuerpo Mente que hablaba de una «nueva» medicina basada en leyes que cambiaba las reglas de juego como nunca antes había ocurrido.

Yo, que estaba en proceso de recuperar la salud tras casi una década de adicción a la heroína con resultado de hepatitis B y C, úlcera de duodeno, hernia de hiato, quistes testiculares entre otras afecciones más leves, y habiendo decidido renegar de la cirugía, la terapia farmacológica y de las sentencias de cronicidad de los médicos que me trataban, acababa de decidir afrontar traumas y miserias de mi corta pero intensa existencia y encararlos de manera constructiva para recuperar mi maltrecha la salud.

En ese escenario, el dr. Hamer irrumpió en mi vida, infundiendo, además de esperanza y confianza, los conocimientos sobre el funcionamiento de la vida en el plano corporal desde un punto de vista holístico, que marcaron mi vida como pocas cosas lo han hecho.

Años más tarde estando ya afincado en Noruega, conseguí hablar con él mediante su secretaria por un cáncer de páncreas que padecía mi madre, el cual no fue capaz de superar, pero no porque él no hiciera desde la distancia todo lo que estuvo en su mano. El desarrollo de NMG o Ciencia Curativa Germánica ha contribuido trascendentalmente en mi proceso progresivo de alineamiento con los principios universales que nos rigen y me ha otorgado la tranquilidad y confianza en la inteligencia subyacente a la vida, para que en los momentos donde -el miedo en el ámbito de la salud- todavía me asalta, suponga un sólido bastión al que asirme y desde el que acercarme con amor y perdón a las vicisitudes que me acontecen a mi y a los míos y tratar de comprender constructivamente el escenario que me plantea y crecer con ello.

Para mi, existen pocas personas en la historia de la humanidad con la relevancia y trascendencia del DR. Hamer y por ello le estoy y le estaré eternamente agradecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *